Cereales para desayunar, ¡indispensables!

Los expertos nutricionistas coinciden en que el desayuno es una comida imprescindible, que no hay que saltarse en ningún caso, y que debe suponer entre un 10% y un 30% de la ingesta total de alimentos dentro de una dieta equilibrada. Para que un desayuno resulte completo, los cereales son fundamentales, porque proporcionan la energía que, tanto nuestro cuerpo como nuestra mente, necesitan para afrontar con éxito la jornada.

¿Por qué debemos comer cereales en el desayuno?

Trigo, avena, centeno… son ricos en hidratos de carbono complejos, de lenta absorción, por lo que, al tomarlos recargamos pilas con la energía que iremos consumiendo a lo largo de toda la mañana.

Diferencia entre los carbohidratos complejos y los simples

No es cierto que suprimirlos suponga una buena medida para bajar de peso. Ten en cuenta que tu organismo lleva muchas horas sin comer y tirando de tus reservas energéticas para mantener tu metabolismo basal logrando que tus funciones vitales permanezcan activas. Al despertar, necesitamos energía y nada mejor que un desayuno equilibrado: cereales + lácteos, y en ocasiones fruta, para obtenerla.

Además de su aporte en carbohidratos, la ingesta de cereales cada mañana implica otros saludables beneficios:

Elena Hramova || Shutterstock

  • En ellos destaca su alto contenido en fibra, especialmente en los cereales integrales, por lo que favorecen el tránsito intestinal y además es un alimento muy saciante (perfectos para no tener sensación de hambre a  las pocas horas, evitando así, el “picoteo”).
  • Aunque son ricos en carbohidratos, también aportan proteína para cuidar nuestros músculos, una proteína que tomada en combinación con lácteos aumenta su calidad y valor biológico.

Wayne0216 || Shutterstock

Cereales empaquetados y enriquecidos ¿son buenos?

Hay que establecer una primera diferencia entre los cereales en su estado natural y aquellos que se comercializan especialmente intentando captar al consumidor infantil. Entre los cereales empaquetados, cada vez más habituales, existen importantes diferencias que hay que tener muy en cuenta.  Algunos, para resultar más apetecibles, incorporan cantidades poco recomendables de azúcares añadidos y potasio. En algunos casos, suman, además, demasiadas grasas saturadas, conservantes y aromatizantes.

Cenar cereales

Los cereales beneficiosos son los que aportan carbohidratos compuestos.  Los que llevan extra de azúcares (carbohidrato de rápida absorción) deben tomarse siempre con moderación. Muchos de estos productos cuentan con otros ingredientes que incrementan el aporte calórico: chocolate, miel, frutos secos… algo que debemos tener presente si no queremos caer en un exceso de calorías, algo especialmente importante en la alimentación de los niños como medida para prevenir la obesidad infantil.

No hay que demonizar a los cereales de caja. La mayoría mantiene un buen equilibrio resultando muy saludables y además vienen reforzados con importantes vitaminas y minerales  que ayudan al correcto desarrollo durante la infancia, aunque siempre conviene leer la información nutricional.

Avena, centeno y trigo sarraceno ¡los mejores!

Son tres cereales perfectos para incluir en tu desayuno, tanto en forma de granos o copos para mezclar con leche, frutas, zumos o yogur, como para ingerirlos en  una rica tostada o en unas galletas.

  • La avena es un cereal saludable, rico en calcio, fósforo (para el cerebro) y ácido fólico. La avena es muy digestiva y con alto contenido en fibra, resulta perfecta para empezar la mañana.
copos de avena beneficios

Amnarj Tanongrattana || Shutterstock

  • El trigo sarraceno o el trigo integral, que incluya el germen (salvado), es una fuente de vitamina E (antioxidante) que proporciona energía de liberación progresiva, que te ayudará a sentirte bien hasta la hora de comer.

Trigo sarraceno ceral sin gluten

  • El pan de centeno integral, por su parte, es ideal para tomar con lo que prefieras: queso, mermelada, una loncha de jamón… El pan de centeno mejora la circulación reduciendo así  el colesterol, aporta carbohidratos de lenta absorción y una importante cantidad de fibra para ayudarte en la digestión y cuidar tu silueta sin que te falte energía.