Por qué incluir la avena en tu alimentación

comer avena beneficios

¿Has comido alguna vez la avena? ¿Sabes qué sirve? La avena es un alimento de grano con muchas propiedades beneficiosas para el organismo. Consumir un plato de harina de avena cada mañana te ofrece la energía y la fuerza necesaria para afrontar cada día.

La avena obtiene su textura y sabor a tostado debido al proceso que sufren tras su cosecha. Pese al proceso de despojo de gérmenes que sufre, la avena mantiene sus propiedades y nutrientes. Y es que este alimento de grano es una fuente de manganeso y molibdeno. Además contiene fósforo, cobre, biotina, vitamina B1, magnesio, fibra dietética, cromo, zinc y proteínas.

A la hora de consumir la avena existen diferentes variantes, pero todas tienen en común sus nutrientes y propiedades. Las diferentes formas en las que puedes consumir avena son: la avena cortada, la avena pasada, los copos de avena, avena instantánea, avena de cocción lenta, salvado de arena y harina de avena.

Beneficios de la avena

La cantidad de nutrientes y minerales que contiene este alimento proporciona numerosas ventajas para el organismo. Conocer los propiedades de la avena favorecerá su consumo.

Reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares

La avena contiene entre sus propiedades lignanos vegetales. Este nutriente se encarga de proteger al organismo de las enfermedades del corazón. Además, los antioxidantes y la fibra presentes en la avena consiguen reducir el riesgo de colesterol y mantienen un corazón sano.

tomertu || Shutterstock

Combate el estreñimiento y la hipertensión

Al tratarse de un alimento rico en fibra, la avena ayuda al tracto intestinal regulando los movimientos intestinales. De este modo previene el estreñimiento.

Otros alimentos laxantes que combaten el estreñimiento

Por otro lado, si sufres de presión arterial alta, consumir avena reducirá este problema y prevendrá el riesgo de hipertensión.

Twinsterphoto || Shutterstock

Regula el azúcar en sangre

Consumir avena no solo regula los niveles de azúcar en sangre, sino que reduce el riesgo de sufrir diabetes de tipo 2. Los altos índices de fibra y carbohidratos de este alimento de grano se encargan de ralentizar la conversión de la comida en azúcares simples. Como consecuencia retrasa las bajadas de azúcar previas a la comida, y paraliza las subidas tras éstas.

 

Syda Productions || Shutterstock

Reduce el riesgo de cáncer

Los lignanos vegetales, además de reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, reduce la probabilidad de desarrollar cánceres de mama, próstata u ovarios.




Photographee.eu || Shutterstock

Fuente de magnesio

Cuando consumes avena le aportas a tu organismo grandes cantidades de magnesio. El hecho de consumir este mineral facilita a tu organismo la producción de energía y le previene de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. Además, los niveles altos de magnesio hacen que el cuerpo se nutra de glucosa y produzcan la secreción de insulina.

magnesio que es

Favorece la pérdida de peso

La avena es un alimento con pocas calorías que ralentiza la digestión y genera la sensación de saciedad por más tiempo. El hecho de conseguir saciar el hambre y ser una comida con pocas calorías favorece la pérdida de peso.

Stock-Asso || Shutterstock

Protege la piel

El consumo de la avena ayuda a hidratar y suavizar la piel debido a sus propiedades. Además, este alimento puede reducir y aliviar el picor y la irratación de la piel.

Artem Furman || Shutterstock

Cómo preparar la avena

En función el tipo de avena que vayas a consumir, los tiempos de cocción pueden variar. Para su cocción, lo más adecuado es añadir avena en agua fría y cocinarla a fuego lento hasta que esté lista para su consumo. Pese a ello, también puedes optar por comprar la avena preparada y saltarte el paso de la preparación.

A la hora de añadir avena a tus comidas puedes optar por una serie ideas que te harán disfrutar de todas sus ventajas:

  • Harina de avena caliente con frutos secos y frutas. Esta receta es ideal para desayunos con avena y meriendas.
  • Galletas de avena: si quieres que los niños consuman avena es una de las mejores alternativas.
  • Pan y magdalenas: hechos de harina de avena o avena entera en grano.

Existen muchas alternativas y recetas para incluir la avena en tu alimentación. Inclúyela y disfruta de los beneficios que aporta en tu organismo.