4 recetas para preparar hamburguesas saludables

Recetas de hamburguesas saludables

Con el paso del tiempo las hamburguesas han pasado de ser un alimento propio de la comida rápida a reivindicar su posición en la cocina y la gastronomía familiar gracias a las hamburguesas de autor o hamburguesas gourmet. Y, a quién no, cada vez nos apetecen más. Por eso, si te encantan las hamburguesas y quieres empezar a cuidar tu alimentación, queremos demostrarte que las hamburguesas también pueden ser saludables. Descubre a continuación algunas recetas para preparar hamburguesas saludables en casa y de forma muy rápida y sencilla.

Cómo cocinar hamburguesas sanas y variadas

Las hamburguesas han revolucionado la gastronomía ofreciendo gran cantidad de colores, formatos y sabores sin renunciar a ingredientes sanos y originales. Para muchos, las 'burgers' tradicionales dejan mucho que desear, ya sea por su alto contenido en calorías, grasas o su método de cocción. Preparar hamburguesas caseras puede ser una alternativa ideal para seguir una alimentación sana y equilibrada y apostar por ingredientes mucho más saludables y nutritivos.

¿Quieres saber cómo puedes preparar hamburguesas caseras saludables? Te ayudamos a cocinar tus propias hamburguesas con propuestas de lo más originales y sanas, a continuación:

1. Hamburguesa de arroz

Receta de hamburguesa de arroz

No es necesario que prepares una hamburguesa de carne. Puedes optar por el arroz para hacer tus propias hamburguesas caseras.  De hecho, las hamburguesas de arroz son todo un éxito en la alimentación vegana, además de ser una opción con una gran calidad nutricional. Para prepararlas, deberás sofreír cebolla y ajo con un poco de aceite de oliva en una sartén y añadir pimiento picado, semillas y perejil junto al arroz.

Una vez hayas mezclado todos los ingredientes, podrás confeccionar la hamburguesa y rebozarla ligeramente con maicena. Después, cocina la hamburguesa a la plancha y sécala con ayuda de un papel absorbente colocado en una bandeja. ¡Para chuparse los dedos!

2. Hamburguesa de soja

Receta de hamburguesa de soja

Brent Hofacker || Shutterstock


Nos encontramos ante otra sabrosa propuesta muy frecuente en la alimentación vegetariana. La soja supone un ingrediente muy versátil y, cómo no, también lo es para preparar hamburguesas caseras. Si quieres hacer tu hamburguesa de soja, deberás cocer la soja, triturarla y mezclarla con cebolla, ajo y perejil picado. Después, añade huevos batidos, una pizca de pimienta y sal al gusto.

A continuación, es momento de ir añadiendo pan rallado para conseguir una consistencia adecuada que te permita formar la hamburguesa. Después de cocinar bien la hamburguesa a la plancha, puedes acompañarla con un poco de ensalada o aderezarla con las especias que más te gusten.

3. Hamburguesa de lentejas

Receta de hamburguesa de lentejas

No es necesario que seas vegano o vegetariano para poder disfrutar de una suculenta hamburguesa de lentejas. La receta que te proponemos es muy fácil de hacer y podrás elaborar hamburguesas de lentejas para degustar tanto en plato como en bocadillo. Para prepararla, basta con cocer las lentejas y tritularlas con ayuda de una batidora antes de sofreírlas con aceite de oliva y tu especias favoritas.

Después, aplana la masa que has cocinado con ayuda de la espátula y añade pan rallado para que queden consistentes. Cocina las hamburguesas a fuego medio-bajo para que queden bien crujientes y doradas. ¿A que están deliciosas?

4. Hamburguesa de merluza

Receta de hamburguesa de merluza

El pescado y, en concreto, la merluza no es un alimento muy apreciado entre los más pequeños. Por eso, queremos ayudarte a que tus hijos coman pescado con esta sencilla receta de hamburguesa de merluza con ensalada. Empieza por pelar, trocear y picar un puerro y ajo y añádelos junto a la merluza troceada en el procesador de alimentos. Incorpora un poco de limón, pimentón, claras de huevo y sal al gusto y, a continuación, tritúralo todo para que conseguir una masa fina, bien homogénea.

Una vez preparada la mezcla de las hamburguesas, déjala reposar durante 20-30 minutos en el frigorífico y, transcurrido ese tiempo, forma bolas de unos 90 gramos. Aplánalas con cuidado y colócalas sobre papel vegetal. Cocínalas a continuación en una sartén con un poco de aceite de oliva a fuego medio-alto, hasta que queden doradas y acompáñalas con la guarnición que más te guste. ¡Que aproveche!