¿Qué es mejor: contar las calorías o los nutrientes?

contar calorias o contar nutrientes

En muchas ocasiones, cuando nos ponemos a dieta llevamos a cabo una sencilla fórmula para controlar la pérdida de peso que vamos consiguiendo. Esta fórmula no es otra que contar las calorías que consumimos y restarle las calorías que quemamos.

Sin embargo, son muchos los expertos en nutrición los que señalan que la obsesión por contar las calorías que contienen los alimentos que ingerimos, no es una buena táctica para perder peso. En lugar de esto, opinan que lo mejor que podemos hacer es contar los nutrientes que ingerimos o, lo que es lo mismo, analizar cuál es la procedencia de esas calorías que comemos.

¿De verdad sirve contar calorías para perder peso?

Y es que, es un error pensar que una dieta sana se basa únicamente en limitar el número de calorías que se consumen, en vez de preocuparnos en analizar la calidad de los nutrientes que forman parte de los alimentos que consumimos.

Stock-Asso || Shutterstock

La clave: el equilibrio de los alimentos

Muchos endocrinos y nutricionistas insisten en que la clave de éxito en una dieta sana enfocada a perder peso, está en equilibrar los alimentos que consumimos en base a nuestras necesidades diarias.

Esto quiere decir, por ejemplo, que una persona que realiza mucho ejercicio físico, deberá ingerir más cantidad de proteínas y de hidratos de carbono que una persona que tiene una rutina más sedentaria, o que no practica ejercicio físico de forma muy frecuente.

Cantidad Diaria Recomendada

La costumbre de contar las calorías que vamos comiendo a lo largo del día, y tratar de buscar un equilibrio para no pasarnos de una determinada cifra, puede llegar a ser un grave error. Y es que cada persona, independientemente de si es hombre o mujer o de si es joven o mayor, precisa de la ingesta de un número de calorías determinadas para poder obtener la energía que necesita.




En este sentido y atendiendo a este criterio, no es verdad que una mujer de mediana edad necesite 1.500 calorías al día, y que un hombre de la misma edad necesite unas 1.800 calorías diarias, ya son muchos los factores que determinan las necesidades calóricas de cada persona.

¿Por qué engordamos si comemos menos calorías?

Algunos trucos para controlar la ingesta de calorías y nutrientes

Si queremos perder peso sin necesidad de acudir a la errónea costumbre de contar las calorías que ingerimos, es mejor analizar de dónde proceden las calorías que vamos a comer. Por ejemplo, si vamos a tomarnos una pieza de bollería (aunque sea muy pequeña), conviene saber que este tipo de alimento contiene más grasas e hidratos de carbono que un generoso plato de verdura o de legumbres.

Otro truco muy a tener en cuenta es la famosa teoría de 'desayunar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un mendigo'. Esto quiere decir que la ingesta de calorías debe ir decreciendo de forma progresiva según va avanzando el día, y que el desayuno debe suponer la comida más importante del día, pues la mayor parte de las calorías se deben ingerir a primera hora de la mañana.

Como hacer el desayuno perfecto

Los expertos en nutrición y alimentación recomiendan comer de forma relajada, disfrutando de los alimentos, y no pensando si eso que estamos comiendo nos va a engordar mucho o poco. De esta forma, nuestro organismo está más preparado para asimilar y digerir mejor los alimentos que forman parte de nuestra dieta habitual.

En definitiva, para llevar una dieta sana y evitar coger unos kilos de más, lo más recomendable es dejar de contar las calorías que ingerimos y empezar a analizar los nutrientes que forman parte de nuestra alimentación habitual.