Cómo repartir las calorías durante el día

Cómo repartir las calorías

La sabiduría popular siempre ha primado el desayuno frente a la cena, considerando al primero como una de las principales comidas del día, esto es, la que debía ser más copiosa, mientras que la cena se estima ha de ser una comida ligera y temprana. Pero, ¿este reparto es ideal para todas las personas? ¿no es mejor optar por una distribución diaria de las calorías que se adapte mejor a nuestra forma de vida?

Así, según los especialistas, es preferible seguir una serie de consejos para distribuir de forma acertada las calorías que ingerimos a lo largo del día, tener presente siempre cuál es la relación entre calorías y número de comidas diarias y aprender a valorar el desayuno.¡Toma nota y aprende a alimentarte de forma sana y saludable!

Consejos para distribuir las calorías durante el día

Según los expertos, a la hora de distribuir las calorías que se van a consumir durante el día debemos dejar en segundo plano consejos tradicionales como hacer un desayuno fuerte o “desayunar como un rey”, “comer como un príncipe” y “cenar como un mendigo” y apostar más por seguir una serie de pautas que nos ayudarán más a alimentarnos bien. Así, será preciso:

1. Reducir el tamaño de las raciones de comida

Para ello también será conveniente reducir el tamaño del plato en el que comamos, por ejemplo sustituir el plato hondo o llano por un plato de postre. Además, el color de la vajilla también influye mucho en nuestro apetito siendo recomendable optar por platos de color azul o verde ya que este colores disminuyen las ganas de comer.

2. Introducir en nuestra dieta alimentos no procesados (o poco procesados)


Las frutas y verduras frescas son la mejor opción, lo mismo que cualquier otro alimento fresco que cocinemos nosotros mismos al momento. Ten en cuenta que los alimentos procesados solo parecen fáciles de preparar y que cualquier plato fresco puede ser tan rápido y sencillo de hacer como uno preparado. La comida procesada presenta una gran cantidad de conservantes y colorantes que no son nada buenos para tu salud.

3. Opta por frutas y verduras

Sea cual fuere el número de comidas que hagas al día, haz que frutas y verduras ocupen un importante porcentaje en tu dieta diaria.

¿Cuántas comidas hacer al día?

Pero, ¿cómo repartir las calorías a lo largo del día? Un dietista o un nutricionista te señalará cuántas calorías debes consumir al día según tu complexión y tu tipo de vida, además de señalarte cuántas ingestas o comidas diarias debes hacer para conseguir un peso saludable o mantenerte en tu peso ideal. Así, suele recomendarse que aquellas personas más activas o con un metabolismo rápido pueden y deben hacer entre 4 y 5 comidas diarias, mientras las personas de metabolismo lento o de vida más sedentaria han de optar por tres comidas diarias y procurar hacer algo más de ejercicio.

Además, también es conveniente que en cada ingesta seamos estrictos con la calidad de las calorías que ingerimos y no comer de forma inconsciente y por capricho. De nada sirve comer verduras a primera hora de la mañana, dejar pasar un buen número de horas hasta la hora de la comida y luego atiborrarse con alimentos hipercalóricos porque llegamos con mucho apetito. Al final es cuestión de comer de forma inteligente y repartir las calorías en unas cuatro ingestas diarias para no llegar a las horas de comer con demasiado apetito y cometer excesos.

Tampoco es aconsejable eliminar comidas y ayunar al objeto de perder peso. Este tipo de prácticas no es nada saludable y a menudo solo sirve para que se eleven los niveles de azúcar y colesterol, además de poder padecer el tan temido “efecto yoyó” y recuperar los kilos perdidos.