¿El sodio puede provocar retención de líquidos?

retencion de liquidos por sodio

Muchas personas sufren de retención de líquidos, un problema que les impide perder peso cuando inician una dieta de adelgazamiento. También conocido como hidropesía o edema, la retención de líquidos en los tejidos corporales se considera un síntoma clínico que puede delatar la presencia de algunas enfermedades de corazón y de riñón, o simplemente, puede estar provocada por malos hábitos alimenticios en nuestra dieta diaria.

El sodio como causa principal de la retención de líquidos

El sodio en altas cantidades es uno de los principales enemigos del organismo, ya que con el paso del tiempo, este mineral provoca la acumulación de líquidos en nuestro cuerpo y puede llegar a afectar gravemente a nuestra salud.

cuanto sodio tomar

Geo-grafika || Shutterstock

Lo cierto es que, la sal en sí no ayuda a controlar la retención de líquidos en el organismo, ya que lo que provoca este proceso es el consumo excesivo de sodio en la dieta. Por ello, una cuestión muy a tener en cuenta cuando queremos evitar la retención de líquidos es, cuál es la cantidad diaria recomendada de sodio.

Según indica la Organización Mundial de la Salud (OMS) la ingesta máxima de sodio por persona y día debería ser de 5 gramos. Sin embargo, esta cifra se sobrepasa con creces en nuestro país, pues se estima que los españoles tomamos alrededor de 9 gramos de sal al día en nuestra dieta.

Aprende a cocinar sin sal

¿Cómo prevenir que el sodio cause retención de líquidos?

Cuando queremos evitar que nuestro organismo retenga líquido que no le es necesario, la primera medida que debemos tomar es, reducir de forma drástica el consumo de sal. Aunque, esta medida puede resultar difícil de llevar a cabo, si tenemos en cuenta que la mayoría de alimentos que forman parte de nuestra dieta diaria son procesados, y éstos suelen contener grandes cantidades de sodio.

Por ello, podemos tomar muchas otras medidas para evitar que nuestro cuerpo retenga líquidos, además de evitar el exceso de sal (siempre que nos sea posible) al cocinar nuestras comidas:

  • Ingerir mucho potasio, puede ayudarnos a contrarrestar los efectos de la retención de líquidos que provoca la sal. Existen muchos alimentos que contienen altas dosis de potasio como, por ejemplo, las legumbres, las frutas y las verduras (especialmente las espinacas, los plátanos y las peras). Y es que los alimentos ricos en potasio favorecen la producción de orina, y de esta manera nos es más fácil prevenir la retención de líquidos.
Por qué comer espinacas

Ekaterina Kondratova || Shutterstock

  • Evitar el consumo de alimentos procesados, que suelen contener mucha sal. Este es el caso concreto de las patatas fritas, las sopas y purés de sobre, la bollería industrial, los embutidos, y las bebidas carbonatadas.

 

  • Otro truco muy sencillo es prescindir de la sal cuando estemos preparando la comida, y añadirla una vez que la hemos servido en el plato. Y es que está comprobado que si añadimos sal una vez cocinado el alimento, la cantidad que utilizamos es menor, que cuando la echamos durante el proceso de cocinado.

MaraZe || Shutterstock

  • El uso de especias (que además son muy beneficiosas para nuestra salud) es otro buen truco para evitar usar sal en nuestros platos. Con las especias conseguiremos potenciar el sabor de nuestras recetas, y éstas no contribuyen a la retención de líquidos. Hay que tener en cuenta que la mayoría de los alimentos contienen sodio de forma natural, y algunos contienen más cantidad que otros. Por lo tanto, el uso de sal al cocinar, no siempre está justificado.

Más razones para cocinar con especias

  • A la hora de elegir el agua que bebemos, tanto si es embotellada como si es de manantial, el agua deberá ser de mineralización débil. Por ello, al consumir agua del grifo, no podemos conocer con exactitud cuál es la composición exacta de la misma, y la cantidad de sodio que añadimos a nuestra dieta se puede modificar de forma considerable.
Sin sal