¿Nos engorda comer cuajada?

comer cuajada engorda

La cuajada es un postre lácteo, de elaboración tradicional y muy común en muchos pueblos y rincones de España. Se elabora a partir de la coagulación de la leche de oveja, vaca o cabra pasteurizada, después de haberle añadido un fermento láctico denominado cuajo.

Este postre siempre se realiza con leche entera, y por ello, son muchas las personas que lo catalogan como un dulce de alto contenido calórico y graso. Pero, ¿es cierto que la cuajada engorda tanto como creemos?

La cuajada es un postre más saludable de lo que piensas

Además de resultar exquisito, numerosos estudios avalan que la cuajada un postre saludable. Algunas investigaciones sobre los alimentos funcionales ha puesto de manifiesto que la cuajada elaborada a partir de leche de oveja es saludable si se combina con una dieta pobre en grasas y baja en calorías.

Monkey Business Images || Shutterstock

Por ello, este estudio confirma que las personas que están siguiendo una dieta para perder peso, pueden agregar a su dieta una cuajada de oveja al día, sin miedo a que les haga engordar ni tampoco a aumentar sus niveles de colesterol.

Y es que este postre milenario puede aportarnos muchos y saludables beneficios, siempre que se consuma con moderación. Unos 100 gramos de cuajada de leche de vaca nos aportan en torno a 80 calorías, y algo menos de 5 gramos de grasa. Tomar una cuajada al día, nos aporta aproximadamente un 3% de las calorías diarias recomendadas en adultos.

Sin embargo, este postre es una fuente muy importante de proteínas y nos aporta mucha energía cuando queremos hacer cualquier tipo de actividad física.




Aunque como cualquier otro postre lácteo, la cuajada no contiene fibra soluble, su aporte de hidratos de carbono gira en torno a los 6,50 gramos por cada 100 gramos de producto. Asimismo, una ración de cuajada nos aporta vitaminas como la vitamina A, la vitamina B12 y la vitamina B3, y minerales como el calcio (unos 178 mg por cada 100 gramos).

Elena Hramova || Shutterstock

Calorías diarias que debemos ingerir

A las personas que les preocupa el sobrepeso y tratan de cuidar su línea a través de una alimentación sana y equilibrada, se les suele recomendar llevar un control de las calorías que consumen diariamente. Para ello, muchos expertos en nutrición y dietética acuden a la ecuación de Harris-Benedict, una fórmula matemática que estima la cifra de calorías que debemos comer cada día para mantener el metabolismo basal. Esta ecuación tiene en cuenta tanto la edad, como el sexo, el peso corporal, y la estatura, entre otras muchas variables.

Calculadora de calorías de Harris-Benedict

Además de calcular las calorías que necesitamos de forma diaria, también se recomienda reducir el número de calorías que debemos comer por día. De esta manera si, por ejemplo, debemos tomar unas 2.500 calorías por día, cuando hacemos dieta debemos reducir esta cantidad hasta unas 1.500 calorías diarias.

Sin embargo, los nutricionistas no recomiendan llevar a cabo restricciones drásticas de calorías porque, con ello, aunque conseguiremos llegar al peso deseado en poco tiempo, no conseguiremos mantenernos tras lograr el objetivo.

En este caso, lo mejor es ir reduciendo poco a poco el consumo de calorías, y siempre intentando incluir todos los nutrientes básicos que conforman una alimentación sana y equilibrada. Una dieta sana es aquella que incluye proteínas, hidratos de carbono, vitaminas, minerales, y sobre todo, en la que el agua y el ejercicio físico estén muy presentes.

Por lo tanto, incluir una cuajada al día cuando queremos perder peso no alterará en absoluto los objetivos y metas que persigue nuestra dieta de adelgazamiento. Ya que a través de la cuajada conseguiremos una buena fuente de proteínas que se convertirán en energía para afrontar nuestro día a día con mayor facilidad.