3 ideas perfectas para prepararles postres saludables a los niños

postres sanos para niños

Cuando los niños empiezan a comer alimentos sólidos, por lo general, sus platos favoritos suelen ser los postres. Los sabores dulces les resultan mucho más apetecibles y, sin embargo, les cuesta mucho más empezar a comer otro tipo de alimentos como la carne, el pescado, o las verduras.

Una dieta sana y equilibrada para los niños debería ser un objetivo fundamental para todos los papás, ya que durante la edad de crecimiento, los pequeños necesitan comer a diario una gran variedad de nutrientes, entre los que no entran las grasas saturadas ni los azúcares artificiales.

Por ello, es importante ofrecerles siempre postres sanos, con pocas calorías y ricos en vitaminas y nutrientes, como colofón a la comida principal del día. Aquí van tres recetas de postres saludables para niños y muy sencillos de preparar, que te ayudarán a mantener a tus hijos en su peso ideal de una forma muy divertida y nutritiva:

1. Peras caramelizadas con helado de yogur

En esta sencilla receta, el primer paso es caramelizar las peras en una sartén con una cucharada de mantequilla. Una vez que las peras estén doradas, añadimos una cucharada de azúcar moreno a la sartén, y un poco de agua. Y las dejamos durante cinco minutos más a fuego lento, hasta que se reduzca todo el agua y se convierta en caramelo.

SherSor || Shutterstock

Una vez que la salsa de caramelo ha espesado, sacamos las peras y las colocamos en un plato junto a una bola de helado de yogur que habremos congelado previamente. Los peques disfrutarán de lo lindo con este postre tan dulce y sano.

2. Polos de sandía

Cuando el calor empieza a apretar, es habitual que los niños de decanten por postres fríos y refrescantes, como es el caso de los polos y helados. Si quieres elaborar unos originales polos de sandía en casa, toma nota de los siguientes pasos.

  • Paso 1: en primer lugar, mezclamos unos trozos de sandía con el zumo de una lima o de un limón. Después, se mezcla una cucharada de miel con aproximadamente unos 60 gramos de yogur griego.

I am Kulz || Shutterstock

  • Paso 2: una vez que estén listas las dos mezclas, debemos verterlas en moldes de polos, de forma alterna para que los polos queden a rayas. Un truco para conseguir que queden bien rayados es echar una parte de la mezcla, y dejar unos 30 minutos en el congelador, hasta verter la segunda parte de la mezcla.




 

  • Paso 3: una vez listos, los dejamos en el congelador durante un tiempo mínimo de 4 horas...¡Y a disfrutar de este refrescante postre!

3. Flan de naranja

El flan de huevo es un postre muy nutritivo y equilibrado para los niños, pero si además le añadimos algo de fruta, es aporta proteínas y muchas vitaminas.

  • Paso 1: batir en un bol cuatro huevos, unos 150 gramos de azúcar, unos 200 ml de leche evaporada, y otros 200 ml de leche. Una vez que hemos batido hasta conseguir una crema, derretimos en un cazo dos cucharadas de azúcar moreno, hasta convertirlo en caramelo.

 

  • Paso 2: untamos con este caramelo los moldes individuales o el molde de flan que hayamos elegido, y ponemos a calentar el horno, a 200 grados.

Piotr Krzeslak || Shutterstock

  • Paso 3: rellenar los moldes con la mezcla, y ponerlos al baño María dentro del horno hasta que el flan suba y se haya roto ligeramente la superficie.

 

  • Paso 4: mientras se enfría, pelamos dos naranjas y las ponemos a cocer con agua y una rama de canela. Una vez que el zumo de la naranja haya reducido, se desmolda el flan, se pone en un plato, y se cubre con la salsa de naranja resultante de la cocción.