Aprende a añadir proteínas vegetales a tu dieta

¿Cansado de basar tu alimentación diaria en productos de origen animal? Si quieres darle un cambio de rumbo a tu alimentación y cambiar las proteínas animales por proteínas vegetales de forma progresiva, te enseñamos a añadir proteínas vegetales a tu dieta. ¡Sigue leyendo!

Mejores alimentos para añadir proteínas vegetales a la dieta

Las proteínas son nutrientes importantes y vitales para el crecimiento y desarrollo celular en el cuerpo humano y, entre otros muchos beneficios, nos ayudan a prevenir las infecciones en el organismo.

Si bien es cierto que las proteínas están contenidas, principalmente y en mayores proporciones, en alimentos de origen animal, existen también muchos alimentos de origen vegetal capaces de aportar diferentes tipos de proteínas, incluso, con algunos beneficios que la carne no posee.

Entre otras muchas propiedades, cabe destacar que las proteínas vegetales tienen un bajo contenido en grasas, y además cuentan con la capacidad para reducir los niveles de colesterol y, por lo tanto, nos previenen  de padecer enfermedades cardiovasculares.

En definitiva, añadir proteínas vegetales a la dieta diaria nos ayuda a obtener importantes beneficios para el metabolismo en general, especialmente cuando nuestro objetivo es bajar de peso. Si quieres añadir proteínas vegetales a tu alimentación, no dudes en incluir estos alimentos:

Las legumbres

Tanto las lentejas, como los garbanzos, las alubias, o algunos productos que son derivados directos de la soja, como el tofu, son alimentos ricos en proteínas vegetales y contienen una amplia variedad de aminoácidos esenciales.

En el caso concreto del tofu o del tempeh, estos alimentos elaborados a base de soja contienen una gran cantidad de proteínas vegetales y son ideales para suplir las carencias nutricionales en dietas vegetarianas o veganas, como sustitutos ideales de la carne.

Puedes consumir legumbres tanto en guisos y en sopas, como en ensaladas, o como ingrediente principal de deliciosos patés vegetales en los que mezcles distintos tipos de legumbres con frutos secos.

Los frutos secos

frutos secos mas sanos

margouillat photo || Shutterstock


Además de las proteínas y los aminoácidos, los frutos secos son alimentos ricos en vitaminas y minerales, lo cual los convierten en proteínas vegetales muy beneficiosas. En el caso de las almendras, por ejemplo, éstas ofrecen aproximadamente 20 g de proteínas vegetales por cada 100 gramos. Las nueces nos aportan unos 14 gramos, y las avellanas en torno a 12 gramos de proteínas vegetales.

Semillas de chía

JIB Liverpool || Shutterstock

Además de estar consideradas como un superalimento, las semillas de chía contienen una alta dosis de proteínas vegetales (en torno a un 23%), por lo que son el alimento ideal para regenerar los músculos y tejidos corporales, y también una excelente alternativa en dietas bajas en calorías para perder peso.

Arroz

arroz beneficios

Básico, universal y económico, pero el arroz es también una importante fuente de proteínas vegetales. Se trata de un carbohidrato complejo que resulta muy sencillo de digerir y que además contiene proteínas vegetales de alta calidad.

Sin embargo, tanto el arroz integral como el arroz salvaje contienen hasta un 40% más de proteínas vegetales que el arroz blanco tradicional. Si se combina con otros alimentos como las legumbres, el arroz es uno de los mejores aportes de proteínas vegetales que se pueden incluir en la dieta.

Quinoa

la quina es un alimento rico en hierro

Dicen los expertos en nutrición que este 'pseudo-cereal' es uno de los alimentos vegetales que más proteínas nos aportan, concretamente, unos 18 gramos de proteínas por cada 100 gramos de quinoa.

Además, la quinoa contiene vitaminas, aminoácidos, minerales y  carbohidratos de absorción lenta, por lo que es un alimento más que saludable y recomendado en dietas veganas o vegetarianas o en dietas de control de peso.

Seitán

Sharaf Maksumov || Shutterstock

Se le conoce como 'la carne vegetal' y esto no es, ni más ni menos, que porque el seitán contiene un porcentaje de proteínas similar al de la carne (unos 20 gramos de proteínas por cada 100 gramos). Además, no contiene colesterol y es un alimento versátil en muchas recetas de cocina.