Las mejores cenas saludables bajas en carbohidratos

cenas sanas bajas en hidratos de carbono

Cenar ligero facilita la digestión y contribuye a proporcionar un buen descanso. La última comida del día debe formar parte de la dieta equilibrada. Tan malo es no cenar como ingerir una cantidad de alimentos que nos aporte una energía excesiva que no vamos a gastar durante el sueño, como es el caso de los alimentos ricos en carbohidratos. Mientras dormimos ocurren varias cosas:

1. Nuestro metabolismo basal sigue en marcha. Es importante que disponga de un mínimo “combustible”, sin pasarnos. Si a mediodía ya hemos tomado suficientes carbohidratos (pasta, arroz, legumbres…), por la noche no deberíamos repetir con este tipo de alimentos porque, ante un menor gasto energético, se acumularían y transformarían en grasas.

2. Nuestros músculos están en reposo y es el momento en el que necesitan más proteína para reparar sus fibras evitando el proceso de catabolismo (destrucción de masa muscular).

¿Qué alimentos incluye una cena baja en hidratos de carbono?

Con los ingredientes adecuados, puedes preparar numerosos platos ricos en proteína, fibra y nutrientes esenciales que te sentarán fenomenal, cuidándote y evitando los carbohidratos y el riesgo de kilos extra. Carnes magras, que aporten proteína de algo valor biológico junto a vitaminas tan importantes como las del grupo B o minerales como el hierro hemo; verduras y hortalizas, fuente de fibra soluble e insoluble; huevos, un alimento completo en sí mismo y pescados, ricos en ácidos grasos beneficiosos, son alimentos perfectos cenar.

Si crees que con ellos solo puedes hacer recetas sanas bajas en carbohidratos para cenar, pero muy poco apetecibles, te equivocas. Toma nota:

  • Pechuga de pollo marinada. Puedes conservarla varios días y tener siempre preparados unos filetes o unos tacos para hacer brochetas. Ponlos a macerar, previamente, en el siguiente aliño: ½ vaso de aceite de oliva virgen, 1 de vinagre o de vino blanco, 2 dientes de ajo laminado y especias al gusto entre las que no falten: pimienta negra, tomillo y orégano.

recetas con pollo sanas

Timolina || Shutterstock

  • Alternativas a la lechuga: las ensaladas son siempre una buena elección baja en carbohidratos, ya sea como plato único, como primero o como guarnición. Descubre alternativas a la simple lechuga y prueba a hacer ensaladas irresistibles como:
    • Berros, trocitos de queso fresco y nueces, con aliño que incluya unas gotas de vinagre de Módena.


    • Hoja de roble con zanahoria rallada y tiras de remolacha. Va genial con una vinagreta ligera.
    • Rúcula con bacalao: mezcla unos tacos de bacalao, previamente desalados y fritos, con unas hojas de rúcula, unos aros de cebolla finos y unos gajos de naranja. El contraste de sabores resulta delicioso.

lechuga alternativas

  • Mariscos: son perfectos para cenar: unos berberechos al vapor, hervidos con abundante agua, un poco de sal, media cebolla, medio limón y unas hojas de laurel; unos mejillones estilo flamenco, cocinados con agua, sal, una cucharada de mantequilla, una rama de apio, vino blanco y unos granos de pimienta negra, o unas exquisitas gambas plancha, con todo el sabor del mar, calorías mínimas, vitaminas y minerales… son solo algunas ideas de entrantes a los que resulta difícil resistirse. Otra buena opción para preparar una cena baja en hidratos de carbono es tener siempre a punto un rico salpicón, con pescados, palitos de cangrejo, gambas, pulpo… lo que quieras y siempre bien acompañado de cebolleta, tomate, pepino y pimiento.

Artur Begel || Shutterstock

  • Caldos y cremas: en épocas de frío, nada mejor que un buen caldo o una crema calentita como primer plato. Sacian, hidratan y reconfortan con mínimos carbohidratos. Puedes recurrir a un consomé de verduras con: zanahorias, nabos, puerros, judías verdes, col… o a una rica crema de calabacín, que se prepara de manera muy sencilla: pela y corta dos o tres calabacines. Dóralos junto a media cebolleta, añade agua (o caldo) una pizca de sal y pimienta negra. Deja que hierva unos 10 minutos, añade un par de quesitos bajos en grasa, bate y ya tienes una crema rica y saludable.

Cesarz || Shutterstock

  • Pescados: una rodaja de merluza o un filetito de salmón, atún o pez espada, a la plancha, con un aliño de aceite de oliva, ajo y perejil es una opción para una infalible cena nutritiva en la que los carbohidratos... hay que buscarlos.