Guarniciones saludables: ¿con qué acompaño el plato principal?

guarniciones sanas

Da igual si eres de carne o de pescado, todos los platos admiten guarniciones. Pero, ¿alguna vez te has parado a pensar cuál es la guarnición más saludable? Muchas veces optamos por las patatas fritas, que por muy buenas que estén no son precisamente lo más recomendable. Ya sea porque has decidido perder peso o para mantener la línea y optar por unos buenos hábitos alimenticios hay que conocer las mejores guarniciones saludables con las que completar tus platos, tanto para comer como en la cena.

Verduras y hortalizas

Probablemente las verduras son el ingrediente más saludable para acompañar los alimentos. Como siempre que hablamos de verduras o de hortalizas hay que destacar la gran cantidad de productos que tenemos, lo que nos permitirá conseguir guarniciones de todo tipo. Son muy versátiles, y nos sirven para acompañar tanto los platos de carne como los diferentes tipos de pescado. Es más, hay quien recomienda que un 25% del plato sean verduras, cumpliendo así con el consumo diario recomendado de verduras.

Lo primero que debes tener en cuenta es elegir verduras y hortalizas de temporada, entre otras cosas porque su sabor es más intenso y nos aportan más nutrientes, sin olvidar que serán más económicas que otras verduras u hortalizas fuera de temporada. A la hora de cocinarlas tenemos un montón de posibilidades, empezando por saltearlas. Basta con trocear las verduras, añadirlas a una sartén con algo de aceite y sazonarlas a nuestro gusto. También las podemos preparar a la brasa o a la plancha, como en muchos restaurantes.

También puedes preparar tu guarnición de verduras al microondas. Ponlas ya sazonadas en un plato y tápalas con la cubierta del microondas o papel film troceado. En solo 10 minutos la tendrás lista. Tenemos verduras como el calabacín, la berenjena o la alcachofa que perfectamente se pueden freír o rebozar. Puedes cortarlas a rodajas o a tiras, como si fuesen las propias patatas fritas. Eso sí, una vez fuera de la sartén déjalas escurrir en papel de cocina para que pierdan el aceite que les sobra.

La ensalada como ejemplo de guarnición de verduras frescas




Pero si hay una guarnición por excelencia que incluya verduras y hortalizas, esta es la ensalada. Son el mejor acompañante de cualquier plato, y al comer los vegetales crudos estaremos ingiriendo los nutrientes que nos aportan al completo. Si quieres darle a tu ensalada un toque más sofisticado, puedes partir en dos un aguacate, que también es un alimento muy interesante, quitarle el hueso y en el enorme hueco que queda añadir una miniensalda, que completaremos con la propia carne del aguacate.

Trucos para conseguir ensaladas saludables

Stephanie Frey || Shutterstock

Los champiñones

Verduras al margen, otra de las guarniciones son los champiñones, un alimento muy saludable y que también nos ofrece bastantes posibilidades. Los puedes hacer salteados, solos o con jamón, a la plancha, revueltos... En realidad nos sirve cualquier seta, pero los champiñones son las que encontramos más fácilmente en los mercados y supermercados. Eso sí, cocínalos siempre. Aunque los champiñones se pueden comer crudos, el calor ayuda a liberar el potasio y acaba con la agaritina, una sustancia asociada a problemas de alergia, gastroenteritis o incluso el cáncer.

El arroz

Los cereales también son una magnífica guarnición, en especial el arroz. El simple arroz blanco puede acompañar cualquier guiso, ya que la salsa le dará un sabor diferente al que nos tiene acostumbrados, pero también tenemos otras muchas opciones. Por ejemplo, al arroz tres delicias nos permitirá aprovecharnos también de los beneficios del huevo -tortilla- o los guisantes, igual que con un arroz mediterráneo (azafrán, rúcula, albahaca, tomates secos, olivas griegas, aceite de oliva) o con diferentes tipos de setas multiplicaremos el valor nutricional del plato. Eso sí, el arroz mejor si es integral.

Guarniciones