Los beneficios del yogur sin azúcar y sin grasa

yogur sin azucar ni grasa propiedades

Cuando vamos a las neveras del supermercado en busca de yogures, hay veces que cuesta elegir. La oferta es más que amplia, y no solo por las marcas, también por las variedades de yogures. Al yogur natural de toda la vida se le suman los yogures con fruta, los azucarados, los 0% materia grasa, los que llevan trozos de fruta, los líquidos, los griegos... Aunque todas las variedades del yogur tienen sus pros y sus contras, si buscas la opción más saludable el yogur sin azúcar y sin grasa es la mejor elección, pero... ¿por qué?

¿Por qué comer yogur sin azúcar y sin grasa?

Más allá de entrar a fondo en por qué deberíamos elegir este tipo de yogur y no otro, hay que destacar el importante aporte nutricional que suponen los yogures. La leche contiene un montón de nutrientes, esenciales para nuestro organismo y para tener una buena salud, y entre todos los productos lácteos el yogur siempre aparece entre las más recomendables porque la leche ya ha pasado por el proceso fermentación que sufre en el estómago. Aunque claro, el tipo de yogur que comas también influye en los beneficios para la salud.

mama_mia || Shutterstock

Los yogures favorecen la salud digestiva, el calcio nos ayuda a reforzar nuestra salud ósea y son un importante aliado de nuestras defensas. Los yogures desnatados, con menos grasas y calorías que los enteros, son la opción ideal si estás a dieta o quieres mantener tu peso a ralla, pero hay que tener en cuenta que en la mayoría de casos hablamos de grasas saludables, nada que ver con las grasas trans. Lo que muchas veces esconden los “bajos en grasas” es una gran cantidad de azúcares, y ahí está el problema.

Los yogures y el azúcar

Si te comes un yogur natural notarás que tiene un punto de acidez que no gusta a todo el mundo. Por eso los productores optan por añadir edulcorantes o endulzantes artificiales, dos elementos mucho más peligrosos que los azúcares naturales que incluyen los propios lácteos. No hay que rechazar el yogur -ni ningún producto lácteo- por esos azúcares naturales, pero sí que deberíamos evitar los yogures con azúcares artificiales. Dicho así puede parecer complicado, pero la respuesta está muchas veces en el sabor.


¿Hasta que punto son peligrosos los edulcorantes?

Concretamente, en los yogures de sabores: fresa, plátano, limón, piña, coco, frutas del bosque, melocotón, manzana... yogures que nos incitan a pensar que están hechos a base de fruta, pero eso no siempre es así. Por muy saludables que parezcan, lo normal es que la fruta brille por su ausencia. El color y el gusto a fruta se debe al uso de colorantes y aromatizantes artificiales, y ahí es donde está el verdadero peligro porque no siempre podemos identificarlos en la etiqueta del yogur.

Estos azúcares se incluyen muchas veces también en los yogures desnatados, así que las calorías que desaparecen por un lado se ganan por el otro. Quizá a corto plazo no notemos los efectos, pero a largo plazo sí que pueden suponer un peligro para nuestra salud de ahí la necesidad de fijarnos no solo en si el yogur tiene grasa o azúcares sino en el uso de colorantes, aromas o edulcorantes. Así llegamos a la conclusión de que los yogures naturales desnatados, sin grasas extra y sin azúcar, son la mejor elección.

Foxys Forest Manufacture || Shutterstock

Como decíamos al principio, el yogur natural tiene un toque ácido que no siempre gusta pero por suerte tenemos alternativas mucho más saludables -y deliciosas- que los edulcorantes y aromatizantes artificiales. Por ejemplo, puedes añadirle un poco de miel o unos frutos secos a tu yogur, incluso combinándolos; otra opción es comerte el yogur con fruta fresca troceada. Así te aseguras de comer un yogur fruta de verdad, sin grasas ni azúcares añadidos.

Beneficios