5 edulcorantes naturales y saludables alternativos al azúcar

edulcorantes naturales y sanos

A todos nos gusta el dulce, pero el azúcar no es demasiado bueno para nuestro organismo. A la hora de endulzar el café o tu postre tenemos un montón de alternativas al azúcar blanco refinado, como la sacarina. Sin embargo la sacarina tampoco es natural, y muchas veces el azúcar es mejor que los edulcorantes naturales. Pero por suerte tenemos un montón de edulcorantes naturales y saludables que nos servirán para endulzar nuestras creaciones gastronómicas sin tener que recurrir al azúcar. ¡Vamos a conocerlas!

1. Estevia

Con un sabor parecido al del regaliz podría ser el endulzante perfecto: no tiene calorías, endulza 300 veces más que el azúcar y es apto para diabéticos ya que regula naturalmente los niveles de azúcar en sangre. Se puede tomar en polvo, en extracto puro, las propias hojas de la planta de stevia (por ejemplo, en infusiones) o un extracto purificado. Sin embargo, este último no es tan terapéutico. Otra de las propiedades de la estevia es que es digestiva, mejora la salud dental o la circulación y es ligeramente hipotensora.

estevia-hojas

2. La miel

A estas alturas ya sabrás que en el supermercado puedes encontrar diferentes tipos de miel: de flores, de eucaliptus, de caña, de abeja... Vamos a quedarnos con estas dos últimas, la miel de caña y la de abeja. La miel de caña o melaza es rica en minerales y vitaminas, recomendada para niños, gente estresada o anémica, deportistas, etc.; y se consigue a partir de la caña de azúcar. Se llama miel porque se parece a la de abeja, y cuanto más oscura sea más intactas están sus propiedades.

La miel de abeja es mucho más conocida, y endulza 25 veces más que el azúcar. A sus propiedades nutritivas hay que añadirle que es un potente antibiótico natural que nos sirve como expectorante, antiséptico, fortificante, calmante, laxante, diurético, bactericida e incluso para curar heridas o quemaduras. Se recomienda comer solo una cucharada al día para endulzar nuestros zumos, infusiones o yogures, y siempre que puedas elige mieles de abeja ecológicas y crudas, que conservan mejor todas estas propiedades.




mama_mia || Shutterstock

mama_mia || Shutterstock

3. Sirope de ágave

También conocido como jarabe de ágave es la “miel vegana”, con la que comparte textura y color aunque su sabor es bastante suave. El punto a favor es su índice glucémico bajo, que lo convierte en un edulcorante apto para diabéticos (a diferencia de otros como el sirope o jarabe de arce); pero hay que consumirlo con moderación debido a la fructosa, que llega al 75% si se procesa en crudo y a altas temperaturas. Una vez más deberíamos buscar la versión ecológica.

cuchara-con-sirope

4. Polen de abejas

Vamos con otro edulcorante natural mucho más nutritivo -y dulce- que el azúcar. A la dulzura del polen de abejas se le suman las vitaminas, minerales, proteínas e hidratos de carbono que nos aporta, lo que supone un plus de energía. Comparte la mayoría de beneficios de la miel, y también nos ayuda a prevenir y mejorar los síntomas de algunas alergias. El hecho de encontrarlo en polvo hace que sea el edulcorante perfecto para batidos, licuados o smoothies, bebidas dulces y refrescantes donde se mezclan varios alimentos.

azucar-moreno-terron

5. Azúcar moreno

Quien dice azúcar moreno también dice azúcar integral o azúcar de caña, otros de los nombres que recibe este azúcar que podrás encontrar sin problemas en tu supermercado. A diferencia del blanco no está refinado, lo que le permite conservar las vitaminas y minerales de la caña de azúcar o de la remolacha aunque una vez más hay que leer la letra pequeña: hay marcas que venden azúcar blanco con extracto de melaza, que le da ese color tostado tan característico pero sin llegar a ser azúcar moreno.