Harina de arroz ¿conoces sus propiedades?

harina de arroz beneficios

Se elabora a partir de los granos molidos de este cereal, rico en nutrientes y con multitud de buenas propiedades que nos cuidan por dentro y también por fuera, porque la harina de arroz no solo está presente en la industria alimentaria sino también en la cosmética.

El arroz es uno de los alimentos de mayor consumo en todo el planeta, por su fácil cultivo y por su equilibrio nutricional, especialmente si hablamos de arroz integral. En su composición destacan los hidratos de carbono, capaces de proporcionar unas 350 kcal. por cada 100 gramos, y la escasa presencia de grasas (1,8/100 gramos). Aporta, además, proteína vegetal de buena calidad, fibra, aunque en pequeñas cantidades, y minerales como el calcio, el magnesio o el hierro. En cuanto a las vitaminas, sobresalen las del grupo B y la vitamina D.

Todos estos nutrientes saludables se encuentran también en la harina de arroz que, al igual que el cereal del que procede, no contiene gluten y es baja en sodio.

Más harinas sin gluten

Esta harina está cada vez más presente en la industria alimentaria y forma parte de muchos alimentos procesados por sus propiedades espesantes. Son muchos los preparados cárnicos o las salsas que pueden contenerla y también está presente en papillas y otros alimentos infantiles porque se digiere muy bien y evita el posible riesgo que supone el gluten para un niño al que quizá no se le ha detectado aún la enfermedad celiaca. Se utiliza como cualquier otra harina en la elaboración de distintos tipos de panes, galletas, bizcochos y ya es fácil encontrarla en muchos supermercado como una opción más entre las harinas disponibles.

¿Qué hace especialmente saludable a la harina de arroz?

Si estás decidida a incorporarla a tus recetas, por ejemplo para preparar rebozados, salsas, o tempuras ligeras y crujientes, debes conocer los beneficios que supondrá la harina de arroz para tu organismo.



  • Al utilizarla en fritos, esta harina resulta más ligera y saludable porque absorbe menos cantidad de aceite y, lo más importante, también absorbe menos acrilamidas, los compuestos químicos que desprenden algunos alimentos cuando superan los 100º de temperatura durante la cocción. Estos compuestos, especialmente presentes y peligrosos en los alimentos recalentados y en el aceite reutilizado una y otra vez, son perjudiciales para la salud y algunos expertos los consideran tóxicos y potencialmente cancerígenos.

Piotr Marcinski || Shutterstock

  • El hecho de absorber menos grasas hace que esta harina sea buena aliada de las dietas de adelgazamiento. En la cocina, utilizada en masas para creps, croquetas, empanadillas etc, o para cubrir con una fina capa los distintos alimentos, logra un efecto más ligero, que supone tanto la ingesta de una menor cantidad de carbohidratos como de lípidos. La harina de arroz tiene especial presencia en la gastronomía asiática y para entender qué resultados da en los fritos, piensa, por ejemplo, en los tradicionales rollitos de primavera (los auténticos y naturales)… una capa fina, crujiente y nada aceitosa.
  • Al igual que el arroz, la harina derivada, especialmente la integral, ayuda a controlar los niveles de colesterol por su contenido en fibra soluble, contribuyendo, además, al correcto tránsito intestinal.

tomertu || Shutterstock

  • Se trata de un alimento base alcalino que favorece una menor acidez, digestiones más ligeras y un pH equilibrado.

Como ves, la harina de arroz es un alimento saludable pero, también, está presente en el mundo de la cosmética. Son muchos los productos que incorporan ese fino polvo de arroz en maquillajes y cremas especialmente indicadas para cuidar la piel eliminando el exceso de grasa y problemas como el acné. Una mascarilla limpiadora y purificante que incluya algún derivado de harina de arroz puede obrar maravillas en un cutis graso. Solo tienes que recordar esa envidiable piel “de porcelana” de la que muchas mujeres asiáticas pueden presumir.