Descubre por qué son tan importantes los aminoácidos

aminoacidos que son

Muchas veces, cuando hablamos de dietas o de suplementación deportiva, en especial en el caso de los deportistas -pero no solo ellos- aparecen los aminoácidos. Seguro que alguna vez has oído algo sobre ellos, pero ¿te has preguntado qué son los aminoácidos? Se trata de las unidades químicas del cuerpo que forman las proteínas. Hay 20 tipos de aminoácidos, que forman nuestros músculos, los tendones, los órganos y las glándulas; pero también el pelo o las uñas. Si quieres saber más sobre ellos no te pierdas lo que viene a continuación.

Principales beneficios de los aminoácidos

Estas unidades químicas son la base de cualquier proceso vital. Sin ellos, nuestro metabolismo no funcionaría. Aunque tienen varias funciones, las dos más destacadas son el transporte efectivo de los nutrientes que ingerimos y su almacenamiento de forma óptima. Y cuando nos referimos a los nutrientes no hablamos solo de proteínas, vitaminas o minerales, también cuentan el agua, las grasas o los hidratos de carbono. Los aminoácidos esenciales contribuyen a esos perfeccionar esos procesos, lo que nos evita enfermedades.

Previenen enfermedades

Problemas tan habituales en la sociedad del siglo XXI como la obesidad, la diabetes, la artritis, la disfunción eréctil o los trastornos del sueño como el insomnio son fruto de nuestro estilo de vida. Todos estos problemas están causados por unos trastornos metabólicos básicos fruto de la falta de aminoácidos. Una alimentación de calidad te ayudará a recuperar aminoácidos, pero también los puedes conseguir a través de suplementos o complementos nutricionales. Por cierto, la pérdida de pelo o las arrugas profundas también tiene su origen en la carencia de aminoácidos.

Syda Productions || Shutterstock

Syda Productions || Shutterstock

Ayudan a combatir problemas de salud

Pero los aminoácidos no solo previenen y ayudan a solucionar estos problemas, nos ayudan de varias formas. Por ejemplo, cuando hacemos deporte actúan sobre el sistema nervioso central, disminuyendo la sensación de fatiga. Además durante la práctica deportiva contribuyen a la pérdida de peso. Las grasas de descomponen a mayor ritmo, y al optimizar su almacenamiento evita que se acumulen en órganos tan importantes como el hígado o en las arterias, mejorando la circulación de la sangre. Eso sí, mejor tomarlos con la supervisión de tu médico.




Monkey Business Images || Shutterstock

Monkey Business Images || Shutterstock

Desarrollan los músculos

También es cierto que los aminoácidos contribuyen al desarrollo y al crecimiento de los músculos, y junto a los hidratos de carbono nos proporcionan la energía necesaria. Pero si el cuerpo no encuentra estas fuentes energéticas recurrirá a los aminoácidos de los músculos, haciéndote perder masa muscular. No obstante, al tomar aminoácidos en forma de suplemento también es importante controlar la cantidad que tomamos y las horas de entrenamiento, buscando un equilibrio para evitar que sean contraproducentes.

chico-musculado-haciendo-flexiones

Poder antioxidante

También estimulan la producción de anticuerpos, que luego ejercen de antioxidantes para ayudar al crecimiento del cabello; protegen la memoria, nos mejoran el estado de ánimo o la capacidad de aprendizaje... y son un importante agente antienvejecimiento. Otro de los beneficios de los aminoácidos es que aportan nutrientes y sustancias vitales a la piel, las uñas o el cabello, así que los tejidos se pueden regenerar ofreciéndonos una piel mucho más elástica y sana -sin arrugas, con pocos poros, etc.-, y verás como las uñas o el pelo se vuelven más resistentes.

Artem Furman || Shutterstock

Artem Furman || Shutterstock

¿Qué son los aminoácidos esenciales y los no esenciales?

Seguro que también has oído hablar de los aminoácidos esenciales y no esenciales. Los primeros no se pueden sintetizar, sino que los encontramos en alimentos ricos en proteínas y luego el cuerpo los descompone para extraer esos aminoácidos y formar nuevas proteínas. Entre estos alimentos están los lácteos, el huevo, las carnes rojas, la cebolla, el ajo, los plátanos y los aguacates. En cambio los aminoácidos no esenciales los produce el cuerpo de manera natural, y entre los más conocidos están la glutamina, la taurina, la arginina o la cisteína.