Beneficios de seguir una dieta sin gluten

ventajas de una dieta sin gluten

Hasta hace poco solo los celíacos seguían dietas sin gluten, pero poco a poco las cosas van cambiando. Cada vez es más fácil encontrar comida gluten free en los supermercados, lo que por una parte ha ayudado a rebajar los precios de los alimentos aptos para celíacos -algo que sin duda agradecen- pero por otra parte ha llevado a mucha personas a renunciar voluntariamente a esta proteína. Muchos famosos también han tomado esta decisión, atraídos por los beneficios de una dieta sin gluten.

Beneficios de comer sin gluten

Una de las principales ventajas de la dieta sin gluten son los cambios que se producen en los hábitos alimentarios, en especial si tu alimentación antes de pasarte al gluten free no era todo lo sana que debería ser. Basta con mirar la lista de alimentos y productos que contienen gluten (pan, pasta, pizza, harina, bollería industrial, dulces, pasteles, magdalenas, cebada, etc.) para darse cuenta de que son alimentos con un alto contenido calórico. Lógicamente, al suprimirlos de nuestra dieta esas calorías desaparecen lo que debería traducirse en una pérdida de peso.

pan-sin-gluten

La dieta sin gluten es beneficiosa también porque los alimentos frescos tienen una mayor presencia -o deberían tenerla-. Hablamos de frutas y verduras, frutos secos, arroz, carne de pollo, cerdo o pescado, huevos, lácteos como la leche o el queso... Además, variaciones de estos productos como los frutos secos a los que se les añade el sabor, algunos yogures, el embutidos, el queso azul, los purés instantáneos, la salsa de soja, los perritos calientes o la carne sazonada también pueden tener gluten, así que si la etiqueta no especifica que son aptos para celíacos también deberías evitarlos, al igual que eliminamos los alimentos con más gluten, por supuesto.

Para sacar el máximo partido a los beneficios de los alimentos sin gluten es muy importante que el cambio de dieta esté acompañado de unos nuevos hábitos saludables en la alimentación, ya que de lo contrario el resultado será lo contrario de lo esperado. Hay que incluir esos productos frescos, que nos aportan vitaminas y minerales, unos nutrientes que antes conseguíamos a través del trigo pero que las pastas o panes sin gluten no contienen. De hecho, estos tienen más grasas que los convencionales así que puedes ganar peso.



Hay quien cree que la pérdida de peso asociada al inicio de una dieta sin gluten se debe al efecto placebo, pero también es cierto que al reducir los alimentos poco saludables es más fácil que se cumpla nuestro objetivo. También están los que afirman que la pérdida de peso se debe a la falta de opciones, ya que de esta manera comemos solo lo que necesitamos, y no se come en exceso.

base-de-pizza

Precauciones para afrontar una dieta sin gluten

A la hora de apartar el gluten de nuestras vidas, ya sea por decisión propia o por prescripción médica, hay que tener en cuenta una serie de precauciones, empezando por la lista de la compra. Hay que conocer bien los alimentos sin gluten, los que contienen gluten y los que pueden contener gluten, y comprar solo los primeros. En caso de duda, si la etiqueta no especifica que es gluten free se recomienda descartar el producto (por ejemplo, la avena ya que sin la indicación podría sufrir la contaminación cruzada).

pollo-frito

Otro producto vetado son los alimentos a granel. Aunque formen parte de la lista de productos aptos no se pueden comprobar los ingredientes -no tienen etiqueta-, y existe el riesgo de que contengan gluten. También se recomienda no freír alimentos gluten free en el mismo aceite donde antes se hayan frito alimentos con gluten. Recuerda que el gluten es una proteína que aporta nutrientes a nuestro organismo, y que al suprimirlo de tu dieta los pierdes así que consulta con tu médico cualquier síntoma de malestar o debilidad que pueda aparecer.