El ayuno ¿es bueno o malo?

Desde hace unos años se ha puesto de moda cierta tendencia a ayunar durante unos días a semana de forma intermitente, consumiendo sólo aquellos alimentos que ayudan a nuestro organismo a depurarse. Sin embargo, esta práctica alimentaria no está exenta de controversias por parte de algunos profesionales de la salud. Te contamos los aspectos positivos y negativos de practicar el ayuno.

El ayuno es bueno para...

El ayuno es la práctica o el hábito que consiste en abstenerse de forma voluntaria de la ingesta de comida, bien de alimentos sólidos o de alimentos líquidos, durante un periodo de tiempo determinado.

Muchas dietas promueven el ayuno como una excelente forma de limpiar el organismo de todas aquellas toxinas que lo intoxican, y por lo tanto, de conseguir una evidente pérdida de peso en un periodo de tiempo más corto.

Piotr Marcinski || Shutterstock

Uno de los aspectos positivos de ayunar es, precisamente, que durante el tiempo que dura esta interrupción en la ingesta de alimentos, nuestro cuerpo continua generando energía pero, esta vez, lo hace a partir de los nutrientes que tiene almacenados (grasas, glucosa o proteínas, entre otros). Si el ayuno es moderado, el organismo tirará de estas reservas y se conseguirá perder peso durante el periodo que no se ingieran alimentos.

Algunos expertos en salud y nutrición han puesto de manifiesto que ayunar durante breves periodos de tiempo, además de ayudarnos a bajar de peso, nos ayuda a combatir y a retardar ciertas enfermedades relacionadas con la edad, como la osteoporosis, la artrosis, incluso, enfermedades de tipo degenerativo como el Alzheimer o la demencia senil.

pathdoc || Shutterstock




A nivel anatómico, el hígado es uno de los órganos que más se benefician de practicar el ayuno voluntario, ya que durante el periodo que se suspende la ingesta de alimentos, éste se limpia y expulsa muchas de las toxinas que almacena.

Además, se ha demostrado que las personas que practican ayuno de forma intermitente y repetida durante varias veces al mes, consiguen mejorar la cantidad y calidad de la glucosa que se almacena en su cuerpo, y con ello mejoran también las transmisiones nerviosas, tan necesarias para la buena circulación cerebral.

El ayuno es malo para...

Sin embargo, el ayuno puede convertirse en una práctica muy peligrosa que ponga en serio riesgo nuestra salud. Y es que al practicar un ayuno muy prolongado, el organismo empezará a tirar de los nutrientes que tiene almacenados y, una vez que estos se agoten, tirará de nuestros músculos, que se debilitarán y nos generarán a su vez, un estado de cansancio, fatiga y astenia.

Monkey Business Images || Shutterstock

Asimismo, un estudio realizado en Estados Unidos en el año 2007 puso de manifiesto que el ayuno no ayuda al organismo a eliminar ciertas grasas, como el colesterol. Precisamente, este experimento demostró que la población que se sometió a un periodo de 24 horas de ayuno (bebiendo sólo agua) experimentó un incremento del 14% de su colesterol malo (LDL) y el colesterol bueno (HDL) se les incrementó un 6% de media.

Además, los científicos que realizaron este ensayo revelaron que el ayuno origina estrés y hambre y esta situación, a su vez, provoca que el organismo libere más colesterol y por lo tanto, el riesgo de padecer enfermedades de tipo cardiovascular también se incrementa.

tomertu || Shutterstock

En definitiva, las personas que practiquen ayuno de forma voluntaria deberán hacerlo siempre bajo la supervisión de un médico o de un experto en nutrición que les marque ciertas pautas, como la duración que ha de tener cada periodo de ayuno, o los alimentos que deberán estar presentes una vez que se termine de ayunar.