Cerveza sin gluten para celíacos

Cada día es más fácil encontrar alimentos sin gluten aptos para los celíacos, que gracias a la apuesta de los supermercados y de la industria alimenticia por ellos han visto como el precio de la cesta de la compra se reducía, a la vez que se les abría la posibilidad de disfrutar de nuevos alimentos. Y ese impulso por los productos gluten free se ha trasladado también a la cerveza, con muchas cerveceras que ofrecen cervezas sin gluten, aunque la verdadera dificultad está en encontrar cerveza sin gluten y sin alcohol.

Si dejamos al margen las cervezas sin gluten y sin alcohol -luego hablaremos de ellas- tenemos dos tipos de cervezas sin gluten, aptas para celíacos.

  • Por una parte están las cervezas sin gluten, es decir las que utilizan cereales alternativos a los empleados en la elaboración de la cerveza convencional
  • Por otra parte nos encontramos con las cervezas que utilizan los mismos cereales que las convencionales (cebada y trigo) pero en cantidades que los celíacos pueden tolerar sin poner en riesgo su salud.

Cervezas 100% sin gluten




La cebada o el trigo son, junto al lúpulo y la malta, la base de cualquier cerveza. Sin embargo, como pasa con otros tantos alimentos para celíacos, en la elaboración de la cerveza sin gluten se suprimen y se utilizan cereales alternativos, aptos para alérgicos e intolerantes al gluten, como pueden ser el trigo sarraceno, el sorgo, el arroz, el mijo o la quinoa. Si eres de esas personas que rechazan todo tipo de alimento que pueda contener una mínima parte de gluten, aunque sea a niveles aptos para su consumo, estas son tus cervezas.

Cervezas sin gluten... y con cebada

El gluten está presente en la cebada o el trigo, lo que no ha impedido que la industria cervecera haya desarrollado cervezas que reducen al mínimo posible el gluten que contienen sus cervezas a través de un proceso enzimático. No todos los productos gluten free tienen 0 ppm de gluten, el límite en España para que un producto entre en la categoría sin gluten es de 20 partes por millón -cambio según el país- y en el caso de la cerveza se la presencia del gluten se ha conseguido reducir hasta las 5 ppm.

Los controles que pasan estas cervezas son muy exhaustivos, y se analiza cada lote para comprobar que efectivamente lo que llega al supermercado como cerveza sin gluten es una cerveza que no llega a esas 20 ppm, asegurándose el consumidor que no sufrirá ninguna reacción por culpa de esa alergia o intolerancia al gluten. Este es el método más utilizado, aunque encontramos una variedad cada vez mayor de cervezas sin gluten, tanto industriales como artesanales. Como siempre, la mejor opción para identificarla es fijarnos bien en la etiqueta.

Cervezas sin gluten y sin alcohol

Uno de los grandes problemas que tiene la cerveza sin gluten es la distribución, concretamente la poca distribución que tiene; un problema que se acentúa en el caso de la cerveza sin gluten y sin alcohol, la gran asignatura pendiente de la industria. En España solo existe una cervecera que produzca una cerveza sin gluten 0.0, y a escala mundial también escasean los ejemplos.

Hay que tener en cuenta que las cervezas no son otra cosa que un sucedáneo de cerveza, que muchas veces disgusta a los amantes de esta bebida -las cervezas sin tienen un porcentaje mínimo de alcohol-. Eso también pasa con la sin gluten y sin alcohol, lo que no quiere decir que la sin gluten esté mala. Una cerveza sin gluten conserva todo el sabor de la cerveza, y puede resultar mucho más deliciosa que las cervezas convencionales de grandes marcas, además de ser una de las más sanas que encontramos.