Los mejores alimentos para comer crudos

¿Por qué comer alimentos crudos?

En este mundo en el que vivimos parece que todo tiene que ser manufacturado, pasado por una máquina, preparado de alguna forma. Las cosas naturales llevan tiempo perdiendo terreno, aunque el ecologismo trate de impedirlo. Nos fiamos más de aquellos vegetales envasados a saber dónde que de los que nuestro vecino pueda coger en su huerta. Y sin embargo, los alimentos naturales nos ofrecen muchísimos más beneficios, tanto por todo lo que nos aportan como por lo que nos dejan de aportar (edulcorantes artificiales, conservantes, etc…). De hecho, muchos de estos alimentos no necesitan ni siquiera ser cocinados.

A veces es mejor comernos algo crudo, aunque nos resulte extraño, porque es la mejor manera de aprovechar todo lo que nos aporta. Consumir alimentos crudos nos hace disfrutar del sabor auténtico de dichos alimentos y obtener todo su aporte nutricional sin perder nada en el proceso de cocinarlos. Y es que algunos, al hervirlos o cocerlos, pueden perder buena parte de sus nutrientes. De ahí que haya ciertos alimentos que son más sanos crudos que cocinados. Y aquí te vamos a hablar de los más importantes, para que puedas incluirlos en tu dieta rutinaria.

¿Qué alimentos se pueden comer crudos?

Por ejemplo, el pimiento rojo es uno de los principales alimentos que deberíamos consumir crudos. Sin hervirlos, sin cocerlos ni cocinarlos de ninguna manera, este tipo de pimientos nos aportan muchos nutrientes y antioxidantes de manera natural. Acelera nuestro metabolismo y es perfecto para las molestias del estómago. Además, apenas tiene grasa, por lo que es muy adecuado para todo tipo de dietas. De la misma forma tenemos al brócoli, otro de esos alimentos que suponen un aporte de nutrientes increíble, especialmente si lo tomamos crudo. Eso sí, su sabor puede hacer que muchos duden, pero pensando en toda la salud que nos proporciona un poco de brócoli, incluso éste se hace apetecible.

AlexeiLogvinovich || Shutterstock

AlexeiLogvinovich || Shutterstock

Por supuesto, no podemos olvidarnos de la fruta, el típico alimento que todos comemos “crudo”, porque estamos acostumbrados a ello desde pequeño. Ya sea una naranja, un plátano o una manzana, el alto contenido vitamínico de las frutas se aprovecha por completo al comerlas así, al natural. También ayuda el hecho de que su gran contenido en agua nos deje muy saciados sin apenas aportarnos grasas, lo que hará que podamos mantener la línea ingiriendo siempre lo necesario para poder llevar una vida sana y equilibrada. Como postre o como desayuno, también como merienda, la fruta siempre debe estar presente en nuestras vidas.



Alimentación a base de calcio para intolerantes a la lactosa

Los frutos secos suponen también un magnífico aporte de nutrientes y minerales esenciales, y suelen tomarse crudos, aunque obviamente muchos de ellos han sido tratados antes, manufacturados podríamos decir. La avellana, el pistacho y la almendra son tres los más saludables frutos de este tipo que podemos consumir, siendo un snack perfecto para “picar” entre horas, no pasar hambre y saciarnos de una manera sana, eso sí, siempre controlando la cantidad, sin pasarnos de la raya.

hortalizas verduras crudas

Aleksandra Zaitseva

Todos estos alimentos tienen en común que son más sanos cuando los comemos al natural, crudos, porque conservan todos y cada uno de sus nutrientes. Muchos de ellos perderían enzimas esenciales y buena parte de ese aporte vitamínico con el calor, que suele ser la manera más habitual de cocinarlos, ya sea hervidos, cocidos o de cualquier otra forma. Es por eso que este tipo de frutas y verduras se consumen mejor crudas, para aprovechar todo lo que nos aportan.

Entre los beneficios de consumir este tipo de alimentos crudos tenemos una mejor digestión, gracias a lo cual se reducirán los problemas estomacales, una mayor energía por haber disfrutado de todos los aportes completos de cada uno de estos alimentos, así como un equilibrio mucho más sano entre el potasio y el sodio, dos de los principales minerales de nuestro cuerpo. Además, estos alimentos nos ayudan a adelgazar, dejándonos saciados y sin aportar apenas grasas, lo que los hace todavía más perfectos.