5 errores que debes evitar cuando usas aceite de oliva

malos usos del aceite de oliva

El aceite de oliva es uno de los tesoros más preciados de la gastronomía mediterránea, y la base fundamental en muchas recetas de cocina de todo el mundo. Sin embargo, muchas veces cometemos errores al utilizar el aceite de oliva y es conveniente saber detectarlos para sacarle todo el partido a este exquisito y saludable alimento.

1. Suave no es igual a menos calorías

Si te preocupa tu línea y eres de los que buscan los alimentos con menos calorías del supermercado has de saber que, cuando compras aceite de oliva, consumirás las mismas calorías si lo compras intenso que si lo compras suave. Esta diferenciación entre uno y otro sólo afecta a su sabor, ya que el suave resulta menos ácido y más delicado que el intenso, pero la cantidad de calorías de uno y de otro es exactamente la misma (unas 800 calorías por cada 100 gramos de aceite).

Propiedades del aceite de oliva virgen extra

2. Usar el aceite de oliva virgen extra sólo en crudo

Otro error frecuente cuando consumimos aceite de oliva es no utilizar la categoría virgen extra para cocinar, y sólo usarla para aliñar ensaladas, alimentos en crudo, o para las tostadas del desayuno. Y nada más lejos de la realidad... Este aceite es el que más propiedades ofrece a nuestras recetas de cocina, sean en crudo o sean fritas,. Y es que el aceite de oliva virgen extra potencia aún más el sabor de los alimentos, y al usarlo para freír, conseguiremos que nuestras recetas absorban menos cantidad de grasa.

Aceite de oliva virgen extra

3. Colocarlo cerca del calor

¿Dónde sueles colocar el aceite de oliva cuando estás en la cocina? Es muy común poner la botella de aceite junto a los fogones, para así tenerla más a mano cuando cocinamos. Sin embargo, se ha demostrado que el calor es el enemigo número uno en la conservación del aceite de oliva, y que es mejor mantenerlo en un lugar seco, oscuro, y alejado de la luz solar. El armario de la despensa o cualquier compartimento de nuestra cocina serán los mejores lugares para colocar la botella de aceite, y que éste conserve intactas todas sus propiedades.

¿Es bueno el aceite vegetal para cocinar?

Daxiao Productions || Shutterstock

4. Almacenar el aceite en grandes cantidades

Otro de los malos usos que suele recibir el aceite de oliva es que los consumidores compren grandes cantidades y no lo consuman en fechas próximas, sino que lo almacenen en una despensa durante mucho tiempo. Si eres de los que prefiere una gran garrafa de aceite para asegurarte de que nunca te faltará cuando vayas a cocinar, estás equivocado. Y es que los expertos en nutrición recomiendan ingerirlo en un periodo máximo de seis semanas para conservar así intactas todas sus propiedades. Por lo tanto, es mejor aprovisionarse de botellas de un litro, que de grandes envases ahorro que contengan mucha cantidad de aceite.

aceite-de-oliva


 

5. Utilizar la variedad de aceite de oliva equivocada

¿Conoces todas las variedades de aceite de oliva que existen en el mercado, y sabes para que se emplea cada una de ellas? Podemos encontrar aceites de diferentes tipos, según la variedad de oliva que se haya usado para su fabricación. Por eso, si quieres sacarle el partido que se merece a cada uno de los aceites, aprende para qué suele utilizarse cada uno.

  •  La variedad Hojiblanca es aquella que cuyo sabor recuerda a la hierba fresca, y que deja un agradable picor en la boca tras su ingesta. Esta variedad resulta muy apropiada para usar con alimentos en crudo o marinados, como el pescado, las ensaladas suaves, o también para emulsiones y vinagretas.
  • La Cornicabra es la variedad cuyo sabor recuerda a la fruta verde, y que deja un ligero picor en la boca cuando lo ingerimos. Los expertos en cocina recomiendan usar Cornicabra para las frituras de pescado, así como para la elaboración de masas de pizza, empanadas y todo tipo de postres.

que aceite para freir elegir

  • La variedad Picual es aquella que deja notas de sabor amargas y picantes en boca. Se suele recomendar esta variedad para freír patatas, y para todos aquellos alimentos que se cocinen rebozados. También se suele emplear para las conservas de alimentos crudos, como las de queso o las de bonito.
  • Finalmente, la variedad Arbequina es la que más dulzor nos deja en el paladar. Muchos expertos en cata de aceites le reconocen un cierto sabor afrutado una vez que entra en la boca. Esta variedad es la más apropiada cuando cocinamos alimentos fríos, como las cremas de verduras, el gazpacho, o el salmorejo.