Las beneficiosas propiedades del vino tinto que no te puedes perder

vino tinto beneficios

Desde hace siglos es una de las bebidas favoritas allá donde se produce, y fue, de hecho, una de las primeras mercancías con las que se comerció en su momento. El vino tinto, la especialidad más extendida de las bebidas de uva fermentadas, se ha convertido en todo un símbolo en algunos países como el nuestro, Italia o Francia, donde este tipo de vinos destacan por su calidad. El Mediterráneo es el lugar perfecto para que la uva nazca y se desarrolle en perfecto estado para producir este maná, aunque en China y Estados Unidos ya han tomado nota y también tienen sus propios viñedos.

La pervivencia del vino tinto como una de las bebidas más recurrentes en cenas y almuerzos se debe no solo a su sabor afrutado y a la vez ácido, sino también a las propiedades beneficiosas que ofrece para nuestra salud, siempre que lo tomemos con precaución, por supuesto, ya que el exceso de vino también es contraproducente. No podemos olvidar que, al fin y al cabo, el vino lleva alcohol, casi el doble que la cerveza, por ejemplo, y beber más de dos copas puede afectarnos negativamente en muchos sentidos.

Bebida alcohólica con menos calorías

Sin embargo, si bebemos tan solo una copita o copita y media de vino, puede resultar una de las bebidas más sanas, con permiso del agua y los zumos naturales. Exento de azúcares añadidos que solo nos harían engordar, el vino nos ofrece pocas calorías, y las que tiene están llenas de nutrientes y minerales que nos ayudarán a protegernos frente a posibles problemas físicos el día de mañana.

Stock-Asso || Shutterstock

Al estar libre de grasas, el vino también puede ser una mejor alternativa para aquellas personas que estén realizando algún tipo de régimen o dieta para bajar de peso. Y es que la cerveza, los refrescos y por supuesto, las copas, engordan mucho más que el vino.

La verdad sobre el mito de que el vino engorda

Un chute de antioxidantes

Su aporte en antioxidantes, por ejemplo, es uno de los más llamativos dentro del mundo de las bebidas, y de ahí que incluso se recomiende beber vino a las personas mayores, para frenar en lo posible el envejecimiento en lo que a las funciones corporales se refiere, sobre todo.

XiXinXing || Shutterstock

Cuida la actividad cerebral

Su poder beneficioso afecta también a nuestro cerebro, ya que refuerza nuestra red neuronal y previene de esta manera la aparición de enfermedades degenerativas, algo que unido a sus antioxidantes hacen que, en su justa medida, sea una bebida muy recomendable para las personas mayores.

Uber Images || Shutterstock

Poder antiséptico

La fermentación de la uva que da lugar al vino provoca también la aparición de propiedades especiales, como por ejemplo ese toque de alcohol que ayuda a evitar la aparición de bacterias en nuestra boca, especialmente en las encías. De ahí que el vino sea de gran ayuda para mantener una higiene bucal perfecta y evitar el sangrado de encías, por ejemplo. Además, gracias a su vitamina E, el vino nos ayuda a limpiar nuestra sangre y a evitar coágulos, siendo perfecto para mejorar también nuestra salud cardíaca. Y todo ello con apenas una copa al día.

MJTH || Shutterstock

Es una de esas bebidas que nunca debe faltar en nuestra despensa, porque además pega con cualquier cosa. Su sabor acompaña perfectamente a muchas comidas, como las preparadas con carne, ya que potencia el sabor de los platos. Como ya hemos comentado, en este caso es imprescindible saber mantenernos dentro de los límites, porque si bebemos demasiado vino puede ser más perjudicial que beneficioso, y obviamente, no probar una sola gota si vamos a coger el coche en las horas siguientes. Porque no sirve de nada mejorar nuestra salud con una copa de vino si luego la ponemos en peligro al conducir sin estar en las mejores condiciones.

Más beneficios que aporta beber vino