Conoce todos los beneficios de las algas ¡y aprovéchalos!

algas propiedades

Cuando estamos disfrutando de un agradable día de playa y de repente aparecen algas en el agua nos da un poquito de asco, pero si las tenemos en la mesa ya no nos lo dan. Las algas se han hecho un hueco en nuestra cocina, procedentes de la gastronomía asiática, gracias a sus excelentes propiedades nutricionales, de las que se aprovechan tanto nuestro organismo como la piel. No son pocos los beneficios de las algas, así que vamos a descubrir todo lo que nos aportan.

Las algas: nutrientes de primera calidad

Lo justo es empezar hablando de las propiedades nutricionales de las algas, una gran fuente de vitaminas y minerales. En el capítulo vitamínico encontramos la vitamina A, B1, B2, C, D, E y K; mientras que en los minerales no podían faltar el sodio, el hierro, el calcio, el fósforo o el potasio. Por cierto, este último es el que les da ese característico sabor salado, y no el sodio, como cree mucha gente. Por si fuese poco, las algas nos aportan proteína vegetal en pequeñas dosis, y tienen un interesante contenido en fibra.

Tocoferol

De hecho hay quien califica las algas como un superalimento debido a la gran cantidad de nutrientes esenciales para el organismo que nos aportan, aunque hay que tener en cuenta que siempre debemos comerlas con moderación. Más allá de todos estos nutrientes de primera calidad que hemos visto, hay que destacar el papel que juega la clorofila a la hora de facilitar la asimilación de todos ellos. Pero no solo eso, la clorofila también tiene un papel clave en la purificación de la sangre, el incremento de la hemoglobina y el rendimiento muscular.

Dima Moroz || Shutterstock

Contienen fenilalanina, un aminoácido que suprime el apetito y ayuda a acelerar el metabolismo, lo que entre otras cosas nos permite perder peso y eliminar toxinas. Los sistemas digestivo o linfático se limpian, se eliminan metales y se activan las defensas. Pero seguramente la propiedad más llamativa de las algas es que contienen 10 veces más calcio que la leche, de ahí los beneficios que suponen para nuestra salud ósea. El contenido en yodo también es bastante elevado, así que si sufres hipertiroidismo no deberías comerlas habitualmente.


calcio alimentos

Oleksandra Naumenko || Shutterstock

La gran cantidad de fibra que tienen nos ayuda a potenciar el funcionamiento del sistema digestivo, y gracias a la composición química del agua marina nos ayudarán a estabilizar los niveles de azúcar en sangre, convirtiéndose en un alimento interesante para diabéticos. Finalmente destacaremos que nos ofrecen muchas opciones en la cocina: por sus colores y textura le ofrecen un aspecto único a cualquier plato, pero también pueden protagonizarlos en forma de ensalada o como los famosos espaguetis del Mar del Norte.

Syda Productions || Shutterstock

¿Y para la piel? Pues las algas también tienen estos beneficios

No solo tu organismo se aprovechará de los beneficios de las algas, tu piel también lucirá mucho mejor si las incluyes en tu dieta. Los minerales, vitaminas y aminoácidos que contienen son el mejor aliado a la hora de acabar con las toxinas que se acumulan en nuestra piel y la terminan dañando. Combaten los radicales libres y bacterias de todo tipo, además de evitar manchas, arrugas o la aparición de acné.

Antes hablábamos de los beneficios de las algas para el sistema circulatorio y linfático, algo que se puede exportar a los tratamientos anticelulíticos. Las algas impulsan la vasodilatación local, por lo que eliminan puntos de grasa localizados o la piel de naranja. Por si no fuese suficiente, regulan las hormonas que producen energía y el metabolismo de las grasas; unos beneficios de los que te puedes aprovechar tanto comiendo algas como aplicándolas por vía tópica.

Algas