¿Cómo pueden ayudarme las infusiones relajantes?

El estrés, los nervios y la ansiedad pueden tener importantes efectos sobre nuestra salud y en el día a día de todo el mundo. Seguramente el efecto más conocido sean las dificultades para dormir, esos nervios que nos provocan insomnio y nos tienen toda la noche dando vueltas en la cama; pero hay más. Problemas estomacales, endocrinos o incluso cardivasculares, cambios en el carácter y hasta depresión. Por suerte las infusiones relajantes nos pueden ayudar a calmar los nervios y solucionar todos estos problemas sin tener que recurrir a hipnosedantes o ansiolíticos.

Las mejores infusiones tranquilizantes

Cuando hablamos de infusiones relajantes seguro que la tila y la valeriana son las primeras que te vienen a la cabeza, y no es para menos. Son las infusiones tranquilizantes más conocidas, y se pueden conseguir en cualquier supermercado o herboristería. Ambas infusiones te ayudará a dormir mejor, aunque la valeriana es más potente que la tila, una infusión que también puedes utilizar para tratar esos problemas gastrointestinales que suelen aparecer asociados a los nervios. Si los nervios se deben a que has dejado de fumar, la valeriana te ayudará a calmarlos.

Té de tilo

Otra infusión que nos ayudará a dejar atrás las noches en blanco es la melisa, que cuenta con narcóticos naturales en su composición. La melisa ayuda a tener un sueño más profundo y agradable, y nos alivia del estrés. La puedes combinar con la hierba luisa. Entre las hierbas con las que te puedes preparar infusiones relajantes para dormir mejor aparece la kava, un ansiolítico totalmente natural y que no produce dependencia. Cuando la vayas a comprar asegúrate de que es pura, porque en algunos supermercados encontramos kava de baja calidad que no nos permitirá tranquilizarnos.

Toronjil planta medicinal

La mayoría de estas infusiones son buenas para dormir mejor, pero también hay que combatir el estrés y la ansiedad durante el día, para lo que tenemos otras infusiones. Una de las mejores es el espino albar, que te ayudará a dejar atrás el estrés y las tensiones del trabajo, controlando también el ritmo cardíaco para evitar problemas de corazón derivados de los nervios. También el lúpulo -con el que se fabrica cerveza– tiene propiedades relajantes, en especial en las mujeres menopáusicas. Actúa en el sistema nervioso central, y ayuda a mejorar las digestiones.

Espino albar

La manzanilla también aparece entre las infusiones tranquilizantes más habituales, aunque sea más conocida por sus propiedades digestivas. Beneficios que, como hemos visto con otras infusiones, se complementan perfectamente con las propiedades relajantes, actuando así tanto sobre los nervios y la ansiedad como contra los problemas gastrointestinales que nos provocan. Acabamos hablando de la amapola de California, quizá la infusión relajante menos conocida y que también nos ayuda a luchar contra la ansiedad. Es un potente hipnótico, que te ayudará a dormir sin pesadillas.

Geo-grafika || Shutterstock

Los beneficios de las infusiones relajantes

Preparar una de estas infusiones es tan fácil como calentar el agua y añadir las hierbas o la bolsita correspondiente cuando el agua esté en su punto. Siempre las puedes endulzar con un poco de miel -es mejor que el azúcar-. Su uso te ayudará a reducir los síntomas de los nervios, ya que relajarán tu sistema nervioso y muscular. Estarás menos tenso, tu ánimo será más positivo y, a diferencia del uso de hipnosedantes o ansiolíticos, su uso habitual no provoca adicciones.

Dean Drobot || Shutterstock

El objetivo de utilizar estas plantas e infusiones relajantes es volver a equilibrar la bioquímica del cuerpo, conseguir la autoregulación necesaria para que todo vuelva a estar en orden. El uso de las infusiones tranquilizadoras también puede ser la excusa perfecta para apostar por unos hábitos de vida más saludables, eliminando los más nocivos y buscando esa tranquilidad también en el deporte o las técnicas de relajación. Así el efecto de las infusiones será mayor.