Sin miedo al invierno: Remedios naturales para prevenir la tos

remedios naturales para prevenir la tos

Una de las razones por la que podemos sentir cierto rechazo al frío, a los cambios de estación o a la llegada del invierno es, precisamente, por el miedo a los catarros y resfriados que suelen acecharnos durante esta época del año.

La tos es una afección respiratoria que suele ser síntoma directo de un resfriado, de una infección de garganta o de una gripe. Además, ésta suele atacarnos con mayor virulencia durante la noche, impidiendo que podamos descansar con normalidad, y alterando así nuestra rutina diaria de una forma significativa.

¿Cómo se puede prevenir la tos de forma natural?

Si quieres que la tos no haga acto de presencia este invierno, debes empezar desde ya a recurrir a remedios naturales para la tos. Te contamos aquí cuales son los más efectivos:

Miel y limón

La miel y el limón son el tándem perfecto a la hora de combatir la tos seca, esa tos que nos deja un desagradable dolor de garganta cada vez que tosemos. También está específicamente indicado tomar miel y limón para prevenir la tos nocturna, esa que nos despierta y que nos impide seguir descansando en mitad de la noche.

Para tomar este remedio, simplemente tienes que calentar una taza de agua, y después, agregarle una cucharada de miel y unas gotas de zumo de limón. Es conveniente tomar esta preparación tibia o caliente, e inmediatamente después de tomarla, meterse en la cama a descansar para que pueda hacer su efecto.

Cebolla y miel

Otro remedio natural muy efectivo es combinar la cebolla y la miel preparando en casa un jarabe natural. La cebolla tiene propiedades anti-inflamatorias y anti-bacterianas muy efectivas y la miel, por su parte, aporta un efecto calmante. Por ello, estos dos ingredientes son perfectos para combatir la tos, especialmente la tos seca que se produce en mitad de la noche.

La forma de preparar un jarabe natural de cebolla y miel es muy sencilla. Sólo tienes que ahuecar una cebolla y meterle unas cuantas cucharadas de miel en su interior. Déjala reposar durante algunas horas pues durante ese tiempo, la cebolla soltará todo su jugo.


De todo ese jugo que saldrá de la cebolla en reposo, debes tomar una cucharada cada dos o tres horas, y verás como pronto le dices adiós a la tos de este invierno.

Jarabe de rábano

Otro jarabe natural para la tos es el  jarabe de rábano, una hortaliza que tiene propiedades efectivas para combatir muchos de los síntomas de las enfermedades del tracto respiratorio, especialmente la tos seca.

Por ello, si quieres combatir la tos este invierno, no dejes de preparar un jarabe de rábano cogiendo entre 8 y 10 rábanos, licuándolos en la batidora, y mezclando luego esta mezcla con un vaso de zumo de limón, y medio vaso de agua.

Después debes colarlo y añadirle un poco de miel para darle la textura de jarabe que buscas, y lo hierves durante unos 30 minutos a fuego muy lento. Si quieres combatir la tos de forma efectiva, debes tomar dos cucharadas de este jarabe cada cuatro horas.

Además del jarabe de rábano, también se pueden encontrar otras alternativas de jarabe natural para la tos de venta en farmacias que ayudan a calmar la tos y protegen las vías respiratorias.

Propóleo

El própolis o propóleo es otro de esos ingredientes naturales que resultan casi mágicos para calmar y prevenir la tos. Si quieres combatir la tos, puedes empezar a tomar caramelos de propóleo o aplicarte propóleo en aerosol desde la boca hasta la garganta. También puedes encontrar en farmacias y herbolarias efectivos jarabes de propóleo para combatir la tos.