Hábitos alimentarios y de conducta sencillos que mejoran tu calidad de vida

Hábitos alimentarios que mejoran tu calidad de vida

De algunas prácticas habituales depende la calidad de vida que se pueda tener. A veces, sin darse cuenta, las personas comienzan a sufrir males menores y se acostumbran a vivir con ellos, sin saber que existen algunas técnicas sencillas para aliviar sus problemas más comunes.

De hecho, aunque diversos factores pueden alterar la forma de vida de cualquiera y por lo general son vistos como pequeños inconvenientes que no requieren buscar una solución rápida, los seres humanos pueden adoptar hábitos saludables y, de esta forma, lograr tener una salud óptima.

Problemas de insomnio

Uno de los problemas más habituales que se presenta por diversos motivos es el insomnio. Por lo general, alguna preocupación de la vida diaria genera angustia y afecta al cerebro en el momento de intentar conciliar el sueño.

Pero muchas veces el insomnio aparece por una razón tan sencilla como haber cenado tarde y en abundancia. Este hecho produce digestiones pesadas, malestar y un exceso de actividad en el organismo, que interpreta que aún es pronto para irse a descansar. Por eso, una recomendación es cenar de manera ligera a una hora prudente y dejar transcurrir al menos un par de horas antes de acostarnos.

También es común que, cuando se intenta dormir, las personas se pongan nerviosas pensando en cuánto tiempo les queda hasta tener que despertarse. Precisamente esa preocupación impide que el cerebro consiga dormirse, y es así como se van perdiendo valiosas horas de sueño.

Estudios científicos realizados en diversas partes del mundo hablan sobre los beneficios de dormir bien. La piel luce más fresca, el cerebro funciona mejor, la memoria aumenta, la concentración mejora, y un sinfín de aspectos comienza a funcionar mejor en todo el organismo. Sin embargo, también se ha desmitificado la idea de que es totalmente necesario dormir ocho horas diarias, aunque lo cierto es que un mínimo de 7 horas diarias de sueño es absolutamente recomendable.

Alrededor del sueño, y también del insomnio, existe una gran cantidad de mitos sobre los que, a veces, resulta difícil determinar si tienen una base científica real o responden sencillamente a alguna creencia popular. Lo que sí está claro es que el sueño es necesario y muy beneficioso para el cuerpo humano.

En la página web Mevoyadormir.com los usuarios tienen a su disposición información sobre diferentes técnicas para dormir, pero destaca por ser de las pocas páginas que lo saben todo sobre dormirse rápido. Incluso se aprende a combatir el insomnio en el artículo de Me Voy a Dormir, el cual explica las mejores técnicas para conciliar el sueño y, por consiguiente, poder disfrutar de los beneficios de dormir bien.


Adiós a la celulitis

Otro problema frecuente, especialmente en las mujeres, es la temida celulitis. No es un problema con el que se deba vivir para siempre, y es posible aprender cómo eliminar la piel de naranja, así como también técnicas y hábitos alimenticios que se deben adquirir para evitar su reaparición.

Tanto la celulitis como la obesidad son problemas que, si bien afectan la apariencia física de las personas, también generan complicaciones psicológicas diferentes en cada uno de los que la sufren. Alguien que se siente obeso, o que considere que tiene unas piernas poco atractivas por culpa de la celulitis o las varices, puede desarrollar actitudes negativas que provocan la baja autoestima.

Por supuesto la alimentación influye mucho en que la piel se vea afectada, ya no solo por celulitis, sino también por psoriasis, granos, acné, y otros males que se pueden prevenir teniendo unos hábitos sanos, como evitar un exceso de grasas saturadas, beber mucha agua, reducir el consumo de bebidas carbonatadas en lo posible, etc. Entre otras técnicas para atacar la llamada piel de naranja figuran también algunas actividades físicas como caminar al menos una hora al día, recibir masajes especiales y más.

Roncar toda la noche

Las personas que roncan no solo sufren por no poder dormir como es debido, sino que también se convierten en una molestia para sus parejas, familiares o compañeros de habitación, quienes también ven alteradas sus rutinas de sueño por un factor externo.

Primero es importante conocer la causa principal de los ronquidos. Cuando se duerme y los músculos de la garganta y del cuello se relajan, las vías respiratorias se estrechan, lo que provoca que el aire tenga menos espacio para pasar, haciendo con esto que vibre el tejido blando de esa zona del cuerpo, produciéndose el molesto ronquido.

Para los roncadores recurrentes existen algunas técnicas que se pueden aplicar. Por ejemplo, es posible reducir e incluso eliminar los ronquidos modificando la postura que adoptamos al dormir. En general, dormir de lado colocando la cabeza de forma que la barbilla tienda a tocar el pecho suele evitar la mayor parte de los ronquidos. Además de eso, realizarse ejercicios para fortalecer los músculos de la garganta y poder evitar los ronquidos.

Cuando el ruido proviene de la nariz, se puede evitar con algunas tiritas nasales que separan las fosas. También es importante evitar beber alcohol antes de la hora de acostarse, así como huir de las cenas copiosas que nos producirán malestar y cambios posturales recurrentes que empeoran nuestros ronquidos.

De la misma forma que estos tres problemas tienen una solución sencilla, existen muchos que pueden ser solucionados fácilmente. La clave está en investigar y buscar consejos de expertos en los diversos temas.