7 trucos para perder peso sin contar las calorías

consumo de calorias

Una de las cosas más engorrosas de hacer dieta es tener que estar contando calorías para no pasarse del tope diario que nos hayan establecido. Y si puede parecer sencillo ir sumando las calorías gracias a la información nutricional que se actualmente se incluye en todos los productos alimenticios, lo que realmente puede hacerse complicado es calcular las calorías, saber cuántas podemos haber consumido y llevar una contabilidad exacta de lo que se consume y lo que se quema. Sea como fuere, no sólo se pierde peso quemando calorías y no todos somos iguales en lo que a perder peso se refiere.

Hay muchos factores que inciden en la pérdida de peso y que pueden ir desde la complexión que tengamos hasta nuestro estado psicológico y situación personal en el momento de hacer dieta. Si deseas afrontar una dieta de adelgazamiento de forma más relajada, en este artículo recogemos 7 trucos para perder peso sin contar las calorías. ¡Sigue leyendo!

Cómo bajar de peso sin calcular las calorías

Pues sí, a veces solo necesitamos cambiar algunos de nuestros hábitos para “engañarnos” y comer de forma más sana y equilibrada. Así, además de ser menos sedentarios y echarnos a caminar y hacer ejercicio a diario, también podemos ir reduciendo calorías y comer mejor si ponemos en marcha los siguientes trucos para bajar de peso sin contar calorías:

verduras y hortalizas adelgazantes

Nok Lek || Shutterstock

1. Renueva tu vajilla y cambia tus platos por unos más pequeños

Este es un truco muy popular y que aparece recogido en muchas listas de consejos para adelgazar y sí, es muy efectivo. Busca en la alacena de tu cocina y cambia los platos hondos y llanos por los de postre y acostúmbrate a comer en ellos. Según los expertos, el cerebro se sentirá más saciado aún con menos cantidades y caloría si ve el plato lleno. Con los platos de postre podrás engañar a tu cerebro con menos cantidades, pero la con la imagen y la sensación de estar ante un plato colmado de comida.

2. Opta por los huevos para el desayuno

Los estudios también ha demostrado que es mejor desayunar unos huevos que optar por alimentos como el pan o los cereales. Los huevos pueden favorecer más la perdida de grasa, además de hacernos sentir más satisfechos con menos calorías.


3. Los alimentos con baja densidad de energía son más saciantes

Los estudios también confirman que los alimentos bajos en densidad y con un alto contenido de agua ayudan a perder más peso que aquellos que poseen un alta densidad. Así, las sopas, las verduras y las frutas favorecerán que bajes peso al ser alimentos de baja densidad. Aumenta su consumo e intenta que al menos el 50% de las frutas y verduras que comas sea en crudo pata que la concentración de nutrientes sea mayor y te sientas llena antes.

4. Elimina de tu dieta los alimentos de alta densidad de energía

Este tipo de alimentos son básicamente los alimentos procesados y refinados y, al contrario que los de baja densidad, suelen contener ingredientes poco saludables y excesos en azúcares y grasas trans. Deja de lado la bollería, los cereales de desayuno, las pastas y la bollería y cámbialos por granos enteros, legumbres y cereales integrales.

5. Introduce más fibra en tu dieta

La fibra también te ayudará a reducir la absorción de grasas en el intestino, bajando también la cantidad de calorías que asimilamos. Podemos encontrar fibra saludable en granos, frutas y verduras, contribuyendo también a mejorar o evitar enfermedades cardiovasculares, la retención de líquidos y el estreñimiento. Asimismo, al incrementarse el consumo de fibra ha de elevarse la ingesta de líquidos.

6. Consume más proteínas y reduce los carbohidratos

La proteína es más saciante y activa más el metabolismo, mientras que reducir la cantidad de carbohidratos en nuestra dieta también nos ayudará a bajar peso.

7. Duerme más

Según los especialistas, dormir las horas que necesitamos es fundamental para que una dieta funcione. Si no dormimos lo suficiente el hambre y los antojos se incrementan, lo mismo que el estrés y el cortisol. Una sustancia que incrementa la acumulación de grasa y el riesgo de padecer enfermedades.

¡Toma nota de estos trucos y anímate a perder peso sin tener que contar calorías!