6 tips saludables para elegir cremas y caldos envasados

Consejos para elegir un caldo envasado

Si llevas una vida demasiado ajetreada o, simplemente, no te gusta cocinar, es probable que en más de una ocasión hayas echado mano de un caldo o crema envasado. Aunque este tipo de brick no es una alternativa muy aconsejable, puedes seguir estos 6 tips saludables para elegir cremas y caldos envasados. ¡Sigue leyendo!

Consejos para elegir las cremas y caldos envasados más saludables

En las últimas décadas se ha disparado el consumo de cremas, caldos y sopas de sobre o envasadas. Esto es debido a que nuestro ajetreado estilo de vida no nos permite dedicar demasiado tiempo a cocinar, y tenemos tendencia a consumir alimentos fáciles y rápidos de preparar, como son las cremas y caldos de brick.

Sin embargo, este tipo de productos envasados, si se consumen en exceso, pueden llegar a resultar perjudiciales para la salud, pues la gran mayoría contienen una gran cantidad de sodio, por lo que son muy perjudiciales para las personas que sufren hipertensión o problemas cardiovasculares.

Beneficios de la sopa de pollo

Pero además, muchas de estas sopas y cremas contienen glutamato monosódico, también conocido como E-621, un aditivo que se encuentra en muchos alimentos preparados, y cuyo consumo se ha relacionado con un mayor riesgo de padecer cáncer. Así que si vas a consumir este tipo de cremas y caldos, lo mejor es que te lo pienses bien antes de hacerlo. Pero también puedes seguir estos consejos que te ayudarán a elegir caldos y cremas envasados, siempre la opción más saludable:

1. Comprueba bien los ingredientes

Tanto si son de carne, como si son vegetales, las cremas y caldos envasados pueden contener una gran cantidad de ingredientes. En este sentido, es preferible deseches siempre los que contienen extractos de carne y verduras, y que elijas, preferiblemente, aquellos que contienen carne, pescado o vegetales naturales.

2. Fíjate en el tipo de grasa


Para poder elaborar un caldo o crema envasado es necesario emplear alguna fuente grasa. Sin embargo, para elegir la opción más saludable, es conveniente que te fijes en si el caldo o crema que te vas a llevar está elaborado con aceite de oliva. En caso contrario, si lleva algún otro tipo de grasa animal o vegetal deberías descartarlo, pues esta sería la opción menos saludable.

3. Controla la cantidad de sal

Uno de los grandes peligros de las sopas, caldos y cremas de brick es la cantidad de sodio que se suele emplear en su proceso de fabricación. En este sentido, el consejo que debes seguir es no llevarte ningún caldo o crema envasada que supere la cantidad de 1,25 gramos de sal por cada 100 gramos o mililitros de producto.

4. Vigila el tipo de espesante

En el caso concreto de las cremas envasadas, éstas suelen llevar siempre algún producto espesante para que su textura resulte más adecuada y apetecible de cara al consumidor. Sin embargo, no es conveniente ni que la crema lleva patata en exceso, ni tampoco algún que otro tipo de espesante artificial como la goma xantana.

5. Cuidado con los conservantes y otros aditivos

Los conservantes y aditivos artificiales no son ingredientes saludables, pues su consumo en exceso puede dar lugar a múltiples enfermedades, algunas muy graves, como por ejemplo el cáncer.

Por ello, si el caldo o crema de brick envasado está correctamente pasteurizado, no necesitará contener conservantes ni aditivos artificiales. En este sentido, deberías descartar siempre los caldos o cremas envasados que contengan glutamato monosódico (E-621), un conocido potenciador del sabor que suelen emplear frecuentemente los fabricantes de este tipo de productos.

6. Cuenta las calorías

Si te preocupa la línea o estás a dieta, las sopas y caldos de brick no son una opción recomendable. Y es que, este tipo de productos preparados suelen contener muchas más calorías que cualquier caldo o crema elaborado en casa con productos frescos.