9 razones por las que seguir la dieta mediterránea

Qué es la dieta mediterránea

Además de ser una pauta nutricional muy saludable, la dieta mediterránea es también una valiosa herencia cultural, un estilo de vida ideal para gozar de un buen estado de salud. Estas son las razones por las que seguir la dieta mediterránea en tu día a día.

¿Qué te aporta la dieta mediterránea?

Dieta mediterránea

Si hace años la UNESCO reconoció que la dieta mediterránea es uno de los elementos de la lista del Patrimonio Cultural de la Humanidad, es porque realmente este patrón alimentario aporta muchas y beneficiosas propiedades a la salud. Los beneficios que te aporta seguir la dieta mediterránea son:

Reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares

El aceite de oliva virgen extra que incluye la pirámide alimenticia de la dieta mediterránea es una fuente muy saludable de grasas vegetales. Además, se ha demostrado científicamente que reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares gracias a los polifenoles que contiene este tipo de aceite.

Mantiene alejada la depresión

Gracias a muchos alimentos que contienen propiedades antioxidantes, la dieta mediterránea se ha convertido en una excelente alternativa para prevenir la depresión. Además, estos alimentos ricos en antioxidantes ayudan a inhibir el daño celular que causa el estrés oxidativo.

Los alimentos frescos de esta dieta (frutas, hortalizas, pescado, legumbres, frutos secos, cereales, incluso, el vino) nos aportan unos compuestos muy saludables para mantener el sistema nervioso central y también nuestra salud mental.

Mejora el colesterol bueno

Dieta mediterránea

Un estudio del Centro de Investigación Biomédica en Red Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBEROBN) pone de manifiesto que los alimentos de la dieta mediterránea ayudan al organismo a transportar el colesterol bueno (HDL), que es el colesterol que impide que se obstruyan las arterias y que mejora el funcionamiento del corazón.

Disminuye el riesgo de cáncer


Numerosos estudios científicos han corroborado a lo largo de los últimos años que la dieta mediterránea disminuye hasta en un 66% las probabilidades de padecer cáncer, especialmente cáncer de mama.

Nos hace más longevos

La dieta nos ayuda también a vivir más años, y se ha demostrado que seguir este patrón alimentario favorece la esperanza de vida y desacelera también el proceso de envejecimiento.

Es biosaludable

El consumo de alimentos frescos y de temporada al que invita esta dieta ayuda al medio ambiente a fomentar un correcto aprovechamiento de todos los recursos naturales que éste nos ofrece.

Es una de las dietas más variadas

Dieta mediterránea

Si por algo destaca la dieta mediterránea sobre otras muchas otras dietas del mundo es, sin lugar a dudas, por su variedad. Está repleta de productos frescos en cada temporada, especialmente de verduras, frutas y hortalizas.

Además, las recetas de la dieta mediterránea incluyen otros alimentos como el pescado, los lácteos, la carne roja o la carne de animales de corral. También el vino, si se consume con moderación, se considera un alimento saludable de la dieta mediterránea.

Previene el estreñimiento

La dieta mediterránea incluye el consumo de cereales integrales, legumbres, frutas y hortalizas que son todos ellos alimentos ricos en fibra soluble que nos ayuda a prevenir el estreñimiento y a tener un mejor tránsito intestinal.

Reduce el riesgo de diabetes

Este tipo de alimentación también ayuda a reducir el riesgo de diabetes, una enfermedad que -sobre todo-, se desarrolla por llevar una mala alimentación. Los alimentos de la dieta mediterránea nos ayudan a controlar el peso corporal y a prevenir la obesidad, el principal factor desencadenante de la diabetes.

Ahora ya conoces los beneficios que la dieta mediterránea es capaz de ofrecerte. No te lo pienses más e introdúcela como tu método de alimentación diario.