¿Qué pasa si no comemos frutas y verduras?

no comer frutas y verduras que produce

Basta con echar un vistazo a la pirámide alimenticia para darnos cuenta de la importancia de las frutas y verduras: son un pilar básico para una alimentación saludable. O mejor dicho, deberían serlo. Hay un montón de opciones para disfrutar de una alimentación sana y equilibrada, donde los vegetales sean los protagonistas, acompañados de carnes y pescados, legumbres, lácteos o los cereales, la base de la pirámide. Todos sabemos la importancia que tienen, pero ¿alguna vez te has preguntado qué pasaría si las apartases de tu dieta?

La respuesta breve y simple sería que nos quedaremos sin los nutrientes que nos aportan tanto las frutas como las verduras. Por mucho que intentes buscar sustitutivos de las vitaminas o de los minerales que nos proporcionan las frutas y verduras, nunca los encontrarás en las mismas cantidades que en ellas, y tu organismo se resentirá. Otra opción es buscar esos nutrientes en los suplementos, pero como hemos dicho varias veces se trata de nutrientes artificiales, por lo que no son la mejor opción.

Las dramáticas consecuencias de una dieta sin frutas ni verduras

Veamos ahora la respuesta larga, que empieza con la ausencia de vitaminas A y C. Se trata de unas vitaminas clave para el fortalecimiento de las defensas, así que una dieta sin frutas ni verduras hará que el sistema inmunológico se debilite, aumentando las posibilidades de enfermar o de sufrir problemas de coagulación, anemia, etc. Tampoco recibirás carotenos, que junto al agua y a estas dos vitaminas son las responsables de mantener la piel en buen estado, resintiéndose también tu belleza.

Si prescindes de las frutas y verduras también te expondrás a una serie de problemas digestivos y cardiovasculares. Por mucho que los cereales integrales o las legumbres nos aporten fibra, la mejor fuente de fibra dietética siempre son las frutas y verduras. Esos sustitutivos no te proporcionarán la fibra suficiente, así que empezarán a aparecer problemas intestinales como el estreñimiento, daños en el colon o enfermedades diverticulares. Un estreñimiento crónico puede requerir, en los casos más importantes, una intervención quirúrgica.

Twinsterphoto || Shutterstock



En cuanto a los problemas cardiovasculares, la falta del agua que nos aportan estos vegetales así como de minerales como el potasio, además del déficit de fibra del que acabamos de hablar, aumenta el riesgo de hipertensión, problemas de circulación, aterosclerosis, etc. Se han hecho estudios que relacionan la falta de frutas y verduras durante la infancia con el desarrollo de rigidez arterial una vez han crecido. Estos problemas arteriales pueden provocar ataques al corazón o accidentes cerebrovasculares.

tomertu || Shutterstock

Otro de los efectos de la ausencia de frutas y verduras en la alimentación es que aumentarás de peso, pero sin adquirir los nutrientes necesarios. Estos vegetales tienen muy pocas calorías, pero al sustituir las frutas y las verduras por otros alimentos con un mayor contenido calórico aumentarás de peso. La mayoría de estos alimentos tienen origen animal, o son fritos; y se reducirá la ingesta de vitamina A, vitamina C o vitamina K, de minerales como el potasio o el magnesio, provocándote problemas de desnutrición. El sobrepeso puede dar paso a esas enfermedades crónicas.

Monkey Business Images || Shutterstock

Como ves, eliminar las frutas y las verduras de tu dieta no es la decisión más acertada que puedes tomar. Tu salud y tu organismo se resentirán gravemente, también está el contenido estético; y si la ausencia de estos alimentos tan importantes para nosotros se produce ya en la infancia, el niño tendrá problemas cuando crezca. Comer frutas y verduras aumenta nuestra calidad de vida y la longevidad, y su ausencia total en nuestra dieta puede provocarnos la muerte a medio plazo. Ya lo sabes, come las 5 piezas de fruta al día y de 3 a 5 raciones de verdura a la semana. Tu organismo te lo agradecerá.

¿Como comer fruta si no te gusta?