6 motivos por los que incluir el tomate en tu dieta

beneficios del tomate

¿Sabías que el tomate es una fuente inagotable de vitaminas y minerales? Nada más lejos de la realidad, esta verdura forma parte del grupo de alimentos con más propiedades antioxidantes que se conocen. Gracias a esto, facilitan la prevención de ciertos tipos de cáncer, patologías cardiovasculares o degenerativas, entre otras enfermedades, y ayudan a reducir los signos de envejecimiento en el cuerpo.

Además, y como ya sabrás, los tomates triunfan por su gran versatilidad en la cocina. Puedes prepararlos en múltiples recetas como salsas, ensaladas, zumos e, incluso, mermeladas. ¡Y qué decir de las infinitas formas de cocinarlo para crear exquisitas guarniciones!

No cabe duda de que los tomates son alimentos deliciosos y saludables. Por ello, ¿por qué deberías comer más tomate? A continuación, te mostramos 6 motivos por los que incluir el tomate en tu dieta que te convencerán rápidamente:

1. Son antioxidantes naturales

Los tomates son ricos en licopeno y glutatión, unos nutrientes que reducen el riesgo de padecer determinados tipos de cáncer y que ayudan a disminuir el impacto de los signos del envejecimiento en nuestro organismo. Con ello, permiten eliminar las toxinas de nuestro cuerpo y estar más sanos.

brazos-tomando-tension-con-medidor-de-tension-arterial

2. Reducen la hipertensión

Además de aportar gran cantidad de vitaminas a nuestro cuerpo (Vitamina A, Vitamina B, Vitamina C, y Vitamina E) y minerales (como magnesio, potasio y fósforo), los tomates contienen niveles muy bajos de sodio, por lo que se recomiendan en la dieta de personas con hipertensión arterial. También presentan otro nutriente, el ácido glutámico, el cual toma la forma de ácido gamma-aminobutírico, un agente calmante que permite reducir la hipertensión renal.

3. Previenen el estreñimiento

Al igual que la mayor parte de las frutas y las verduras, los tomates se caracterizan por su alto contenido en fibra, una gran aliada para las personas que padecen estreñimiento con frecuencia. Eso sí, asegúrate de lavarlos bien y comerlos con piel para notar estos beneficios.

vientre-mujer-con-manos-en-estomago-y-vientra-inferior


4. Ayudan a hacer la digestión

Al eliminar eficazmente las toxinas del cuerpo, los tomates son los grandes aliados de nuestro aparato digestivo. Esta hortaliza ayuda a mantener sanos el estómago y el intestino y permiten que las digestiones sean mucho menos pesadas.

5. Protegen la piel

¿Alguna vez has escuchado que el tomate supone un componente fundamental en la preparación de ciertos productos contra el envejecimiento? El consumo diario de tomate ayudará a proteger tu piel contra los agentes externos, como por ejemplo los rayos ultravioleta. Además, si aplicas jugo de tomate sobre la dermis, podrás rebajar la inflamación de las quemaduras y proteger las cicatrices. Tus dientes, tus huesos y tu pelo también notarán las grandes ventajas del tomate.

hombro-mujer-sin-ropa-con-manos-encima

6. Disminuyen el colesterol

Como ya hemos señalado anteriormente, el licopeno del tomate permite prevenir la oxidación de lípidos séricos, pues ejerce un efecto protector contra enfermedades cardiovasculares. Diversas investigaciones han demostrado que comer tomate de forma regular reduce los niveles de colesterol LDL y los triglicéridos en la sangre. Así, consiguen reducir el riesgo de que la grasa se deposite en los vasos sanguíneos y que, por tanto, se desarrollen enfermedades del corazón o se produzcan complicaciones cardiovasculares.

¿Te han convencido estos motivos por los que comer tomate? Ahora ya no tendrás excusa para no comer tomate cada semana. Por si fuera poco, esta hortaliza también mejora la salud de los ojos y previene las infecciones del tracto urinario gracias a su alto contenido en agua y potasio. Como ya has podido comprobar, el consumo diario de tomate proporciona salud a nuestro organismo (ayuda a la diabetes, mejora los problemas de la piel y las infecciones urinarias, protege la vista, desintoxica el cuerpo, etc.) además de mejorar el sabor y la calidad de los platos en la cocina.

Sergei Domashenko | Shutterstock

Artem Furman | Shutterstock

Piotr Marcinski | Shutterstock