8 malos hábitos que deberías evitar a toda costa

evitar malos habitos

De nuestro estilo de vida y nuestras costumbres dependen muchas cosas, empezando por el estado de salud. Los malos hábitos, ya sean conscientes o inconscientes, pueden acortar sensiblemente la esperanza de vida, así que conviene conocer los malos hábitos que dañan nuestro cuerpo para evitarlos y sustituirlos por otros más saludables. Vamos a ver los 8 ejemplos más habituales.

1. No desayunar

Porque no tenemos la costumbre o por dormir un ratito más, saltarse el desayuno es un mal hábito con el que mucha gente empieza el día. Es la comida más importante, ya que si no desayunas el cuerpo no tiene la energía necesaria para funcionar, y tira de reservas, te hará picotear o inflarte en la siguiente comida... No hay que saltarse ninguna comida, pero el desayuno es crucial.

saltarse el desayuno consecuencias

2. No descansar lo suficiente

Hay que diferenciar entre dormir y descansar. Hay quien asegura ser capaz de funcionar durmiendo menos de 5 horas, pero ¿realmente ha descansado? El descanso es necesario para que el cuerpo se recupere, y la falta de sueño acaba perjudicando tanto nuestro rendimiento durante el día como nuestra salud mental a largo plazo. Para tener un sueño reparador también es importante evitar cenar tarde o en exceso.

Alimentos que te ayudarán a dormir mejor

infusiones para conciliar el sueño

Photographee.eu || Shutterstock

3. Malos hábitos alimenticios

El azúcar y los alimentos procesados tienen un papel cada vez más importante en nuestra dieta: los snacks, refrescos, productos de bollería industrial o la comida rápida son nuestro pan de cada día, y las frutas y verduras tienen un papel cada vez más testimonial en nuestra dieta. El azúcar es la causa de muchos problemas y enfermedades, empezando por la obesidad, y hay que reducir su consumo tanto como podamos.

Syda Productions || Shutterstock

4. Alcohol, tabaco y medicamentos




Todos conocemos la relación entre el tabaco y las enfermedades respiratorias o el cáncer de pulmón, igual que el abuso del alcohol provoca problemas de salud, además de accidentes de tráfico -el 40%-, laborales -un 15%- o incluso el 25% de los suicidios. En nuestra sociedad también hay un uso excesivo de medicamentos, tanto con receta como de venta libre, que a medio plazo afectan la salud de las personas.

5. El estrés

Ya sea por una carga de trabajo excesiva, porque el día tiene menos horas de las que necesitamos o por nuestra propia personalidad, el estrés consume energías sin que les demos un uso útil. El estrés reduce nuestra calidad de vida, y afecta otros aspectos como el sueño del que hablábamos antes o la comida. Tan mal está saltarnos una comida porque no tenemos tiempo como la llamada alimentación emocional, es decir, darnos un atracón para desestresarnos.

g-stockstudio || Shutterstock

6. El sedentarismo

Uno de los requisitos imprescindibles para mantenernos en buen estado físico, independientemente de la edad que tengamos, es hacer una mínima actividad física. Basta con andar, dar un paseo en bici o hacer cualquier otra actividad que nos mantenga activos durante unos minutos. Las personas sedentarias comen más que las activas, y tienen un mayor riesgo de sufrir problemas de salud como sobrepeso u obesidad.

Antonio Guillem || Shutterstock

7. Ignorar las revisiones anuales

Igual que tu coche tendrá que pasar por el mecánico cada ciertos kilómetros para comprobar que todo va bien, tú también deberías pasar una revisión médica anual, especialmente a partir de los 30 años. Una vez al año deberíamos acudir al dentista o al oculista, etc. Tu médico de cabecera te asesorará sobre las revisiones y análisis que puedes hacerte, y te derivará a los especialistas.

8. No ponerse crema

Y no hablamos solo del protector solar, indispensable en verano para hacer frente a los daños que provoca la radiación del sol. El viento, el frío y los agentes químicos y ambientales que flotan en el aire pueden dañar tu piel, así que conviene mantenerla siempre hidratada. Las cremas ayudan a la hidratación, pero también a la regeneración celular y nos aportan vitaminas.