Los mejores sustitutos de las salsas si estás a dieta

como sustituir salsas

Dependiendo de sus ingredientes, algunas salsas tienen un alto contenido calórico y deben evitarse si se está siguiendo una dieta saludable encaminada a eliminar kilos que sobran. Si estás en esta situación pero te encantan las salsas y no quieres renunciar a ellas, prueba a elaborarlas tú misma sustituyendo los ingredientes más calóricos por otros más ligeros y verás que es resultado es estupendo y casi no se nota en cuanto a sabor.

Cómo sustituir algunos de los ingredientes de las salsas

Algunos trucos para reducir calorías en tus recetas de salsas son:

  • Si quieres una bechamel mucho más ligera, sustituye la harina, la mantequilla y la leche de vaca entera por una leche vegetal, por ejemplo de almendras, o por leche desnatada. Además, utiliza fécula de maíz (maicena) para lograr el espesor deseado.

Phototasty || Shutterstock

  • Para salsas que requieren algún ingrediente dulce, especias como la canela, la vainilla o el anís cumplen perfectamente con este cometido aportando calorías mínimas.
  • El huevo es otro de los alimentos que habitualmente dan cuerpo a más de una salsa. Puedes obtener el mismo resultado aglutinante si utilizas más claras que yemas, en una proporción de dos claras por cada yema. De esta manera, reduces calorías y la salsa quedará prácticamente igual.

clara de huevo beneficios

iva || Shutterstock

  • Con un yogur desnatado puedes hacer maravillas. Son muchas las salsas a las que les va genial un lácteo desnatado como base a la que añadir distintos ingredientes: pepino, eneldo, curry, pimientos… verdaderas delicias light.
  • Apúntate a la mostaza: si te gusta el sabor de las mostazas tradicionales, tipo Dijon, estás de suerte porque aportan aroma extra a multitud de salsas, especialmente recomendables para aderezar carnes a la plancha, y muy pocas calorías.


Africa Studio || Shutterstock

Sustituir las salsas por otros alimentos

No es cierto que un plato siempre quede seco si no va acompañado de una salsa. No son imprescindibles y puedes dar más jugosidad a tus recetas incorporando otros alimentos y condimentos en los que tal vez no habías pensado.

Vinagretas

Resultan muy interesantes por su bajo aporte en calorías. Unas cucharadas de aceite de oliva ligeramente emulsionadas con vinagre balsámico o de manzana, con sus excelentes propiedades depurativas, son el toque perfecto para cualquier ensalada, para unos ricos espárragos (en lugar de mayonesa) o para un  pescado hervido al que llenar de sabor. Puedes, además, incorporar la especia que quieres para lograr mayor intensidad: pimienta, comino, albahaca, cebollino, orégano…

Zumos

Si nunca has probado a aderezar tus platos favoritos con combinaciones de zumos de fruta, hazlo y el resultado te sorprenderá. Puedes recurrir a los marinados y preparar, por ejemplo, unos tacos de pechuga de pavo en zumo de mango y lima (déjalos marinar unas horas antes de hacerlos fritos o la plancha) o simplemente rociar tu ensalada, carne o pescado con alguna deliciosa mezcla como puede ser la combinación naranja - piña. Otra opción es licuar verduras y hacer tus aderezos más naturales y bajos en calorías con el zumo de algunas de ellas, especialmente si les añades hierbas y especias: unas hojas de lechuga, el zumo de un kiwi y unas hojas de menta van genial en un plato de pasta, en lugar de la tradicional salsa boloñesa que tantas calorías aporta; un zumo de manzana con unas hojas de cilantro y un poco de tomillo pueden ser el aderezo perfecto para un pollo asado y un zumo de frutos del bosque, a base de arándanos y moras, da presencia y un toque único de sabor a cualquier carne asada.

Joshua Resnick || Shutterstock

Queso fresco

Los quesos frescos tipo Burgos o Villalón así como el requesón son ideales para lograr platos más sabrosos prescindiendo absolutamente de cualquier tipo de salsa. Con ellos y un pellizco de orégano, menta o albahaca tendrás recetas aptas para cualquier dieta adelgazante.

razones por las que comer queso

Tomate triturado

Sus calorías nada tienen que ver con sofritos o salsas. El tomate triturado te aporta todos los beneficios de esta hortaliza. Utilízalo, tal cual, en crudo, como sustituto en aquellos platos que tradicionalmente piden kétchup o tomate frito y tu silueta notará la diferencia.

licopeno beneficios

TTL media || Shutterstock