Los cereales refinados: 4 motivos por los que debes controlar su consumo

¿Comes cereales habitualmente? El hecho de introducir cereales en tu dieta diaria es beneficioso para el organismo e incluso necesario. Los cereales son semillas de plantas aptas para el consumo humano, pero en función de su tratamiento puede hacer diferenciación.

A la hora de elaborar los cereales se establece una diferenciación entre cereales integrales y los cereales refinados. Los cereales integrales son aquellos que mantiene todas las propiedades del grano (salvado, germen y endospermo); mientras que los cereales refinados se procesan y eliminan las partes de la semilla con más nutrientes. Es decir, el salvado y el germen.

Cuando consumes cereales refinados como el pan, el arroz o la harina de maíz entre otros, tan solo te alimentas del endospermo del cereal. El endospermo tan solo contiene grandes cantidades de hidratos de carbono y proteína, frente a otros nutrientes como el hierro, la fibra, las vitaminas o el manganeso que sí que contienen los cereales integrales.

Se considera que los cereales refinados provocan la ingesta de calorías vacías, ya que no aportan suficientes cantidades de nutrientes para el organismo y están llenos de calorías.

Cenar cereales

Riesgos al consumir cereales refinados

Añadir a tu dieta cereales refinados en exceso es perjudicial para tu organismo, ya que existen varios factores de riesgo de su sobrealimentación. Descubre los efectos de consumir cereales refinados y limita el consumo en tu alimentación diaria.

Aumenta la grasa abdominal

Consumir cereales refinados provoca en el organismo un aumento del tejido adiposo visceral. Este se trata de un tipo de grasa del cuerpo que se encuentra alrededor de los órganos y que aumenta con el consumo de granos refinados.




Monkey Business Images || Shutterstock

La ingesta no controlada de este tipo de cereales puede llegar a conducir a problemas de obesidad. Y es que, además de ser un alimento que aumenta la grasa abdominal, su consumo aumenta la ganas de seguir comiendo. Picotear cereales refinados a deshora es un grave error porque facilita el aumento de peso.

Perjudica la salud del corazón

El exceso de consumo de cereales refinados en detrimento de los cereales integrales puede derivar en un endurecimiento de las arterias; lo que se traduce en un factor de riesgo para la salud del corazón. En cambio, los cereales integrales, al contener el salvado entre sus propiedades pueden llegar incluso a proteger al corazón frente a enfermedades cardíacas.

tomertu || Shutterstock

Aumenta la probabilidad de padecer diabetes

El sobreconsumo de los cereales refinados puede significar problemas en la producción y aceptación de la insulina por parte del organismo. Lo que se traduce en un aumento de la probabilidad de padecer diabetes. El hecho de que los cereales refinados apenas contengan fibra, vitaminas y otro tipo de nutrientes esenciales para el organismo puede derivar en problemas de azúcar.

Syda Productions || Shutterstock

Mortalidad prematura

El consumo de cereales refinados puede elevar la probabilidad de mortalidad temprana frente a los cereales integrales. Esto se debe al contenido de la fibra en el cereal, ya que la fibra puede actuar como protector de la mortalidad prematura. La fibra en los cereales refinados se encuentra en pequeñas cantidades porque solo proviene del endospermo; mientras que la fibra de los cereales integrales proviene también del salvado y el germen de los granos.

A la hora de añadir los cereales a tu alimentación debes conocer los problemas que puede aportar el consumo excesivo de los cereales refinados. Aún así, introducirlos con moderación puede resultar beneficioso para el organismo. Ten en cuenta los motivos por los que debes moderar el consumo de los cereales refinados y combínalos con los cereales integrales para conseguir los mayores beneficios posibles.