Las propiedades más saludables de las semillas de girasol

semillas girasol beneficios

Su nombre correcto es semillas de girasol, aunque lo más habitual es que todos las llamemos pipas, como se las conocen desde hace mucho tiempo. Este tipo de alimentos, presentes prácticamente en todo el mundo, es uno de los más consumidos como aperitivos, todo un clásico en los eventos deportivos, por ejemplo, o cuando estamos en casa, viendo una película. Su sabor, generalmente salado, es también único y muy especial, y el proceso de pelar la cáscara para comernos la semilla se convierte para muchos en una especie de liturgia adictiva.

Pero más allá del propio vicio que provocan las pipas de girasol, sus beneficios son también muy evidentes, y de eso venimos a hablar hoy. Hemos de tener en cuenta que gracias a su popularidad, existen distintas variedades de este tipo de aperitivos. Como suele suceder, cuanto más naturales sean mucho mejor, ya que todo lo que sea añadirle más sal, o especias para darle un sabor distinto, hará que el nivel de adecuación a nuestra salud de estas pipas sea cada vez más bajo. Y es que, por muchas propiedades que tengan las semillas de girasol por sí mismas, es contraproducente tomarlas si llevan muchísima sal encima, como ocurre en algunos casos.

Come semillas de girasol y aprovéchate de estos beneficios

Por eso lo mejor es escoger opciones más naturales, y cuanto menos salinizadas estén, mucho mejor. Tal vez su sabor no sea tan intenso, peor también evitamos el riesgo de tomar una cantidad excesiva de sal, lo que puede acarrearnos problemas cardiovasculares.

Antioxidantes y ricas en fibra

Entre los principales beneficios de las semillas de girasol están sus antioxidantes, que nos ayudan a prevenir la aparición de enfermedades como el cáncer, manteniendo además nuestro cuerpo joven, o también la gran cantidad de fibra que contienen, regulando de esta manera nuestro proceso digestivo para que no suframos de estreñimiento, algo que para muchos es un verdadero problema preocupante.

Piotr Marcinski || Shutterstock

Previene los problemas del corazón

Consumir semillas de girasol de forma continua y en una cantidad razonable también nos ayuda a bajar los niveles de colesterol y triglicéridos cuando estos estén por encima del nivel adecuado.




tomertu || Shutterstock

Poder saciante

De la misma forma, es uno de los aperitivos que más nos sacian, por lo que tomarlos justo antes de comer puede ser una buena manera de comer menos y así también evitar grandes atracones, con todo lo que eso conlleva. Las opciones más naturales de estas semillas de girasol no son especialmente calóricas, aunque si añadimos mucha sal al producto el número de calorías también aumentará.

Otros alimentos saciantes que ayudan a controlar el hambre

Stock-Asso || Shutterstock

Aporta grasas saludables

Las grasas que nos aportan estas semillas de girasol son de origen vegetal y por lo tanto cien por cien naturales, permitiéndonos así disfrutar de ellas sin peligro de que nos provoquen problemas en nuestro organismo. Están libres de colesterol, por lo que se las conoce como ácidos grasos insaturados. También ofrecen un gran aporte en minerales básicos como el calcio, el fósforo o el potasio, lo que favorece nuestro funcionamiento cerebral, ayudando a fortalecer y regenerar las conexiones neuronales. Por eso siempre se ha dicho que consumir este tipo de alimento es bueno para la memoria, mientras se estudia.

Ekaterina Markelova || Shutterstock

Ricas en vitaminas

Su alto contenido en ácido fólico también las hace perfectas para las embarazadas, que necesitan una gran cantidad de este nutriente para que su feto crezca sano en su vientre. Por si todo esto fuera poco, también llevan mucha tiamina, que es un nutriente básico para regenerar nuestro tejido nervioso, así como para evitar el cansancio. Así que la próxima vez que compres un paquete de pipas de girasol, ya sabes que no son simplemente un aperitivo más para echar el rato, sino una fuente de nutrientes y propiedades beneficiosas exquisitas, siempre que no nos pasemos con los niveles de sal.