La mejor forma de cocinar la pasta para adelgazar

Cómo cocinar pasta para adelgazar

Uno de los mitos más extendidos que rodea a la pasta, es que este es uno de los alimentos que se deben eliminar de la dieta cuando queremos adelgazar. Sin embargo, nada más lejos de la realidad, pues la pasta es un alimento saludable que nos aporta gran parte de los carbohidratos que necesitamos. Descubre la mejor forma de cocinar la pasta para adelgazar, a continuación.

Así es cómo debes tomar la pasta si quieres perder peso

Pese a que muchos piensan que la pasta es uno de los alimentos menos indicados para adelgazar, en pleno siglo XXI se ha demostrado que esta afirmación es completamente errónea.Y es que, un plato de este alimento contiene alrededor de 300 calorías lo que representa, aproximadamente, el 15% de las necesidades calóricas diarias que tiene el cuerpo humano.

Sin embargo, la pasta no es la responsable directa de nuestros kilos de más, sino más bien, las salsas o los ingredientes con los que acompañamos nuestros platos de pasta. Además, la pasta no contiene grasa, y es un alimento con una baja densidad calórica, ya que la relación entre el volumen que tomamos y las calorías que nos aporta, es la apropiada.

Asimismo, la pasta es una excelente fuente de vitamina del grupo B, que contribuye al buen funcionamiento del cerebro y también del sistema neuromuscular. Pero, por si no lo sabías, comer pasta puede ayudarnos a producir serotonina, una hormona que nos relaja y nos hace sentir placer. Si quieres perder unos cuantos kilos de más, no es necesario que elimines la pasta de tu dieta habitual. Eso sí, procura comerla sólo entre una y dos veces por semana. Y para que puedas tomar pasta sintiéndote completamente tranquilo y sin preocuparte por la báscula, intenta prepararla siguiendo los siguientes consejos:

Cocínala 'al dente'

Una de las claves, tanto para que la pasta quede rica, como para que no nos aporte calorías de más, es pillarle el punto adecuado de cocción. Por este motivo, se recomienda cocinar la pasta al dente, es decir, retirarla del agua antes de que alcance su punto límite de cocción.


Una pasta al dente debe ofrecer cierta resistencia al morderla, y además, nos exige siempre un mayor periodo de masticación y más tiempo de digestión. Por ello, la pasta al dente implica un menor índice glucémico y nos hace sentirnos más saciados y con más energía durante más tiempo.

Escoge siempre pasta integral

Si tienes la opción de elegir y quieres adelgazar, lo mejor es siempre comprar pasta integral, y no consumir la pasta de grano entero. Además de ser una alternativa ideal a la pasta convencional para perder peso, la pasta integral contiene más fibra, es más dura y nos ofrece un mayor tiempo de digestión, por lo que nos hace sentirnos más saciados.

Combínala con estos alimentos

Si quieres acompañar la pasta con algún que otro alimento, los mejores ingredientes son las carnes magras, la pechuga de pollo, el huevo o, incluso, el queso bajo en grasas.

Pero si puedes prescindir de todos ellos, los mejores compañeros de los platos de pasta cuando queremos cuidar la línea son los vegetales. De esta manera, estarás sumando mayor cantidad de fibra a tu menú, y además, estarás tomando más vitaminas sin demasiadas calorías extra.

Mejor en la primera mitad del día

Finalmente, el último consejo para no renunciar a tomar pasta cuando estamos a dieta es procurar tomarla siempre durante la primera mitad del día ya que conforma uno de los alimentos desaconsejados por la noche. También puedes tomarla a media mañana o en la comida principal del mediodía. La razón por la que no se debe consumir pasta por la noche no es otra, que las calorías que contiene la pasta no pueden ser consumidas en su totalidad por el organismo cuando nos vamos a dormir.