La crononutrición: todo lo que debes conocer sobre esta alimentación

Qué es la crononutrición

¿Sabes cuál es la mejor hora del día para comer hidratos, y para tomar alimentos ricos en proteínas, y qué momento debes tomar las grasas? Descubre la crononutrición y todo lo que debes conocer de esta alimentación, encontrarás todas las respuestas a tus preguntas.

¿Qué es la crononutrición?

Si quieres conocer cuál es el mejor momento del día para comer un determinado tipo de nutriente, ahora puedes saberlo gracias a la crononutrición.

La crononutrición es un tipo de alimentación, también conocida como ritmonutrición, es un método que aplica los aspectos básicos de la cronobiología (la ciencia que estudia nuestro reloj biológico y los ritmos por los que nos regimos) a la nutrición.

Según apuntan los expertos en nutrición y alimentación, nuestro cuerpo se rige por los ritmos circadianos, que son los encargados de calibrar nuestro reloj biológico durante las 24 horas del día.

La cronobiología apunta que las células que conforman nuestro organismo tienen dos fases horarias diferenciadas. El tipo de alimentación según la crononutrición va marcada por la fase en la que se encuentren las células.  La primera fase de 5 AM a 5 PM, que es el periodo de tiempo en el que las células generan la energía que necesitamos para llevar a cabo todas las actividades de nuestro día a día.

Y la segunda fase se produce entre las 5 PM y las 5 AM, y en este periodo de tiempo nuestras células se dedican a llevar a cabo procesos de reparación y regeneración, para estar listas para el día siguiente.

¿Qué debemos comer en cada momento del día según la crononutrición?

La  crononutrición revela que es necesario tomar alimentos que nos proporcionen energía durante  la primera fase horaria (de 5 AM a 5 PM). En este sentido, lo ideal es consumir, sobre todo, hidratos de carbono durante esta etapa (pasta, cereales, legumbres, arroz). Y hay que procurar ingerir todos estos hidratos a primera hora de la mañana, preferiblemente en el desayuno.


Además, los principios de la crononutrición también indican que hay que respetar el ritmo de cinco comidas diarias ya que las consecuencias de no desayunar a primera hora las soportamos durante todo el día, además es recomendable hacer todas las comidas siempre a una misma hora para evitar trastornos en el metabolismo.

Otro principio básico de la crononutrición es que las proteínas de origen animal se ingieran siempre por la mañana o al mediodía. Y los lípidos (como los omega 3 y 6) deben ser ingeridos en las comidas de la tarde y la noche, para asegurarnos un aporte suficiente de triptófano, un mineral que permite la síntesis de la serotonina y la melatonina mientras dormimos.

Además, según este método alimenticio, lo ideal es irse siempre a dormir al menos dos horas después de haber cenado, pues esto favorece que el organismo no tenga indigestión, ya que con el sueño la digestión se ve ralentizada y esto nos puede provocar cierta pesadez o dificultad para conciliar el sueño.

Estos son todos los beneficios que te aporta la crononutrición

A día de hoy se sabe que la crononutrición puede ser muy beneficiosa para cuidar determinados aspectos de nuestro organismo, especialmente, este tipo de dieta nos ayuda a prevenir la diabetes tipo 2 y también nos a controlar nuestro peso.

Otro de los argumentos que se suele esgrimir a favor de la crononutrición es que este método alimenticio nos ayuda a controlar mejor nuestro metabolismo, pues existe una estrecha relación entre nuestros ritmos circadianos y los procesos metabólicos que se producen en el organismo.

Además, diversos estudios científicos han demostrado que la melatonina sirve para influir de forma directa en la producción de colesterol y precisamente, la síntesis de colesterol en el organismo alcanza su punto máximo dos horas antes de la salida del sol.

Por ello, la crononutrición puede ayudarnos también a controlar el colesterol ya que esta dieta sugiere que las grasas y los hidratos de carbono se deben ingerir, principalmente, en el desayuno.