8 increíbles usos del café sin tener que beberlo

El café es una fuente indudable de energía durante nuestros desayunos saludables, así como en diversos momentos del día. Pese a ello, no es el único uso que puede tener,

Más allá del consumo existen unos usos alternativos del café. Descubre los increíbles usos del café sin tener que beberlo y prueba alguna de estas posibilidades que te ofrece.

Como abono

Usos alternativos del café

Introducir granos de café en tu compost va a ayudar a tu tierra y su fertilidad.

Los granos de café son ricos en nitrógeno, por lo que las plantas convertirán la luz en energía con mayor facilidad.

No hace falta que los granos de café estén sin usar. Para hacer el abono son válidos tantos los granos usados como los posos del café.

Hacer ambientadores

El café molido desprende un fuerte olor en los espacios que hay a su alrededor. Si eres amante del olor a café, puedes emplearlo como un perfecto ambientador en diferentes partes de la casa (armarios, estantes...).

Para hacer estos ambientadores tan solo necesitarás introducir en algún material transpirable (gasas, paños, calcetines) el café y cerrarlo con alguna goma o banda elástica para que no se caiga.

Estos ambientadores de café también se pueden colocar en las neveras para disimular malos olores.

Para pintar

¿Quieres darle un uso lúdico al café? Es posible con el café como protagonista. Puedes utilizarlo para pintar.

Mezclar café con agua te va a dar pintura marrón para realizar tu propias obras de arte. Podrás modificar la intensidad del color añadiéndole más o menos agua. A más agua, el color será más claro, y viceversa.

Darle color al cabello

Si tu color de pelo es oscuro, el café puede ayudarte a potenciar el color, oscureciéndolo y dándole brillo.


Para aplicarte este uso casero, prepara café fuerte, deja que se enfríe y échalo sobre tu pelo. A continuación tapa tu cabeza con un gorro de ducha y deja que el café penetre y se esparza por el cabello.

No te olvides de dejar que el café se enfríe antes de ponértelo en el cabello.

Exfoliante para la piel

Usos alternativos del café

Usar el café en tus cuidados de belleza es otra de las aplicaciones posibles. Sus granos usados pueden emplearse como exfoliante para la piel.

Para hacer el exfoliante, mezcla los granos de café usados en agua tibia o aceite de coco para, posteriormente, aplicártelo por todo el cuerpo. Gracias a ello conseguirás eliminar las células muertas de la piel.

Como repelente

Si quieres hacer desaparecer las hormigas o no quieres que los gatos desconocidos se paseen por tu jardín, vierte café sobre las zonas de la casa que consideres para alejarlos de ti. El fuerte olor del grano de café hará que estos no se acerquen.

En el caso de tener algún tipo de plantas o cultivos, rociar café prevendrá la aparición de caracoles y babosas.

Para limpiar

Los posos de café mezclados con un paño húmedo son perfectos para eliminar los restos de suciedad de platos, placas de la cocina, o las manchas generadas en el banco. Además, también se podrán emplear en el suelo.

Si los desagües desprenden mal olor, el café también ayuda a eliminarlos. Vierte café molido y acompáñalo de agua hirviendo para acabar con los olores desagradables.

Para tintar muebles de madera

Al igual que sucede con nuestro cabello, aplicarle café a los muebles le aportará intensidad y brillo que, probablemente, haya perdido con el paso del tiempo.

En función del color y la intensidad que quieras darle a tus muebles, mezcla el café con más o menos agua.

Utiliza estas diferentes aplicaciones del café en función de tus intereses y consigue todos sus beneficios.