4 inconvenientes de apostar por los alimentos ecológicos

alimentos ecologicos caracteristicas

Actualmente, la cifra de consumidores que apuesta por la alimentación ecológica ha crecido significativamente. Además, casi la mitad de la población europea ya concibe los productos ecológicos como alimentos más saludables.

Sin embargo, esta alimentación biológica, ecológica, sostenible u orgánica tiene también algunos puntos negativos que nos pueden resultar desconocidos. Descubre los 4 inconvenientes de apostar por los alimentos ecológicos dieta en tu diaria.

Por qué no apostar por los alimentos ecológicos

¿Estás pensando en pasarte a la alimentación ecológica y consumir sólo aquellos productos que cuenten con un certificado de calidad 'bio'? Si has tomado esta decisión es probable que ya conozcas todas las ventajas que te aportan los productos ecológicos: no contienen químicos ni pesticidas, son más respetuosos con el medio ambiente, no están genéticamente manipulados y, en definitiva, son mucho más saludables.

Pese a que la alimentación ecológica vive todo un proceso de expansión en pleno siglo XXI y cuenta con el apoyo de millones de consumidores en todo el mundo, estos alimentos tienen también algunas desventajas que quizá, no estés muy acostumbrado a escuchar y te haga dudar entre alimentos ecológicos sí o no. Los principales inconvenientes de los alimentos ecológicos son:

Precio

Sin lugar a dudas, este es el principal inconveniente para muchos consumidores que pretenden incluir productos ecológicos en su cesta de la compra, pero se encuentran con la barrera de su elevado precio.

Algunos ejemplos concretos para comprobarlo son:

  • Un kilo de arroz integral ecológico puede costarte alrededor de 3,30 euros, mientras que un kilo de arroz integral no ecológico no te costará más de 2,20 euros.
  • En el caso del aceite, por ejemplo, también podemos observar diferencias notables de precio entre uno de oliva ecológico, cuyo precio ronda los 8,30 euros el litro, y un aceite de oliva no ecológico, que tiene un precio aproximado de 4,50 euros el litro.

  • Y por último, otro ejemplo significativo puedes encontrarlo en el precio de un kilo de tomates. Un tomate de rama procedente de agricultura ecológica tiene un precio aproximado de 2,80 euros el kilo. Sin embargo, un tomate de rama normal puedes comprarlo en cualquier supermercado a 1,30 euros el kilo.

Sin embargo, a veces hay que sopesar que esta diferencia de precio entre un alimento ecológico y uno convencional se refleja, principalmente, en la calidad final del alimento.

Caducidades más cortas

Otro aspecto a tener en cuenta cuando apostamos por los alimentos ecológicos es que éstos suelen ofrecer fechas de vencimiento o caducidad más cortas que los alimentos no ecológicos.

En principio, esto puede suponer una desventaja porque tenemos que ir a la compra más a menudo y tenemos que consumir lo que compramos más rápido. Sin embargo, el hecho de que los alimentos ecológicos tengan periodos de caducidad más cortos, significa también que no contienen conservantes artificiales que contribuyen a prolongar la vida útil del alimento. Por lo que se puede deducir que son alimentos más naturales.

Pueden tener peor apariencia física

Cuando compramos alimentos ecológicos frescos, como verduras, hortalizas, frutas, carnes, huevos o pescado, es probable que no te entren por la vista tan fácilmente como lo hacen los alimentos no ecológicos.

Esta 'peor apariencia física' que pueden mostrar algunos alimentos ecológicos se debe, principalmente a que al no contener pesticidas y otros productos químicos, su color puede ser menos vivo o su tamaño puede ser menos uniforme. En definitiva, te resultará que tienen un aspecto 'menos perfecto' a la vista que los alimentos convencionales.

Más difíciles de conseguir

A día de hoy, todavía puede resultar difícil comprar determinados alimentos ecológicos en los supermercados convencionales. Por ello, en ocasiones, hay que dirigirse a establecimientos especializados para comprarlos, como herbolarios o supermercados de alimentación ecológica.

Ahora que conoces los pequeños inconvenientes de la alimentación ecológica eres tú quien decide si quiere seguirla.