Estas son las combinaciones de verduras más recomendadas

Ensalada hecha con verduras de hoja verde

Las verduras son uno de los alimentos más completos, algo por lo que siempre forman parte de numerosas dietas para perder peso y eliminación de toxinas, además de aportarnos gran cantidad de beneficios para nuestra salud. Pero, ¿cuáles suelen ser las pegas que suelen ponerse a la hora de comer verdura? Tanto pequeños como mayores suelen apelar al sabor de algunas verduras, así como a lo sosas que resultan o que pueden incluso ser aburridas al no saber combinarlas bien o recurrir siempre a los mismos platos.

Si deseas que en casa se coman verduras a diario y hacer menús más sanos y saludables, en este artículo te mostramos cómo conseguirlo. No te preocupes y toma nota de las combinaciones de verduras más recomendadas. ¡Sigue leyendo!

¿Por qué no deben faltar las verduras en tu menú diario?

Las verduras aportan vitaminas, minerales y agua, además de tener un alto contenido en fibra, antioxidantes y potasio. No tienen grasa, lo que significa más salud cardiovascular, así como una excelente ayuda para el crecimiento y desarrollo de los más pequeños y las dietas de adelgazamiento de los mayores. Son muy sencillas de cocinar y tienen un delicioso sabor simplemente cociéndolas o salteándolas en la sartén. Además, hay verduras durante todo el año y no tienes por qué renunciar a ninguna ya que existen en el mercado tanto en fresco como en conserva, tal y como es el caso de los espárragos o las alcachofas, por ejemplo.

Así que, ya sabes, introduce las verduras en tu dieta y cómelas a diario para mejorar tu salud y la de los tuyos. Una excelente forma de cuidarte por dentro y fortalecer tu organismo frente a las enfermedades, así como para desarrollar más resistencia al hacer deporte y esfuerzos físicos.

5PH || Shutterstock

¿Cómo combinar las verduras de forma adecuada?


Son tantas las verduras frescas, en conserva y congeladas que hay en el mercado que es fácil tener verduras todo el año, además de poder encontrar siempre precios de lo más competitivo en cualquiera de sus variedades. Las combinaciones de verduras son también innumerables, siendo posible combinarlas tanto con cocidos como crudas, en tempura, salteadas, con aliño o sin aliño, etc. Unas combinaciones que podemos redondear añadiendo tacos de jamón york, gambas, langostinos, jamón serrano, frutas, legumbres y todos aquellos ingredientes que se te ocurran y entren en tu dieta.

Verduras cocidas o asadas

Los purés de verduras son deliciosos y un plato excelente para combinar las verduras en comidas y cenas. Una plato en el que puedes combinar calabacín, calabaza, cebolla, puerros, patatas, zanahorias e incluso añadir una manzana para darle un sabor más suave y añadir más beneficios y vitaminas. Además de la crema de verduras también podrás preparar otros platos como el famosos ratatouille, un delicioso plato de verduras asadas o el tajín de verduras.

Verduras crudas

A la hora de combinar las verduras crudas es importante tener en cuenta que no todas las verduras combinan y que muchas de las combinaciones de verduras cocidas no siempre funcionan en crudo. Por ello es importante recurrir a verduras y hortalizas de temporada para crear ensaladas llenas de vitaminas. Opta por verduras que saben tan bien crudas como cocidas como la zanahoria y combina con verduras en conserva como espárragos, alcachofas, remolacha, etcétera.

Pon tu creatividad y prepara ensaladas con tus sabores favoritos y añade algo de proteína recurriendo a añadir algo de atún, lentejas, garbanzos, gambas, además de frutas y frutos secos. Eso sí, presta atención a las verduras que no se deben comer crudas bajo ningún concepto.

Verduras en tempura

Al pasarlas por tempura tendrán más calorías, pero el sabor de las verduras se potencia, quedan muy crujientes y son un aperitivo delicioso y una forma ideal para hacer que los más pequeños coman verdura.

Verduras aliñadas

Optimiza el sabor aliñando las ensaladas con salsas como la soja, aceite y vinagre o vinagre de Módena, además de especies como el curry o el comino, hierbas frescas, zumo de limón, miel o semillas como el hinojo, la chía, el sésamo, etcétera.