El shinrin-yoku: la medicina del bosque que desconocías

shinrin-yoku medicina natural del bosque

El shinrin-yoku, también conocido como el baño del bosque, es un ejercicio que trata de permanecer en el bosque por un tiempo determinado. Su objetivo es tratar de encontrar dentro de su atmósfera, el bienestar y la felicidad.

Esta actividad procede de Japón cuya finalidad es curar espiritualmente a quienes lo practican. Su práctica no tiene porqué desarrollarse necesariamente en un bosque, puede ser en cualquier lugar rodeado de naturaleza. Un parque muy frondoso en una hora en la que no hay gente también puede servir.

¿Cómo se practica el shinrin-yoku?

Para beneficiarse de él, se deben seguir unas pautas. No se trata de introducirse en el bosque o en la naturaleza para hacer senderismo ni mucho menos. Aquí el esfuerzo físico es casi nulo, los paseos de shinrin-yoku deben realizarse sin prisa y conectar con el entorno natural. Generalmente, estos recorridos no tienen más de dos kilómetros y suelen durar entre 2 y 4 horas.

El paseo debe disfrutarse y activar los sentidos, dejar que los sonidos de la naturaleza se adentren en nuestra mente y los olores propios de la vegetación. Es preciso hacer paradas para saborear el lugar y encontrar la paz.

¿Cuáles son los beneficios del shinrin-yoku?

Recurrir a este hábito saludable como es el shinrin-yoku le aportará a tu organismo:

  • Practicar el shinrin-yoku ayuda a mejorar el estado de ánimo. Se ha demostrado que pasear al menos una hora en el bosque favorece la sensación de tener un mejor estado de salud y fuerza. A su vez, la hormona del estrés (el cortisol) disminuye, alivia la presión de la sangre, los problemas cardiovasculares, el asma y muchas otras patologías.

  • Con esta terapia se reduce notablemente la ansiedad, la depresión, favorece la concentración y motiva a llevar una vida saludable. Ayuda a mantener el sistema inmunitario más fuerte ya que el estrés se reduce.
  • Adentrarse en el corazón del bosque hace que la mente se desbloquee y tengas mayor capacidad de recepción. Esto desarrolla la creatividad y es muy beneficioso especialmente en las épocas de mayor carga laboral o personal.
  • El sistema nervioso también se ve beneficiado. El ritmo cardíaco se reduce, la energía se recarga y la sensación de bienestar crece por momentos.

El shinrin-yoku contra el estrés

Todos los años más de tres millones de japoneses acuden a estas actividades para eliminar el estrés, reducir la hipertensión y eliminar la ansiedad. Bien sabemos que la vida urbana de Japón es muy intensa, de hecho, se organizan sesiones con monitores para sacarle más provecho al shinrin-yoku. Incluso las empresas ponen a disposición de sus empleados ejecutivos estas terapias para descargar el estrés. Lo que consiguen con ello es que sean más productivos en su trabajo.

Se toman muy en serio la terapia, tanto que, ante de iniciarla se someten a pruebas de presión arterial. Además, recogen otros datos para conocer el grado de beneficio después de cada sesión.

Exponerse a la naturaleza beneficia considerablemente las neuronas a través de los cambios que se generan en el sistema nervioso. Además, la hormona adiponectina se multiplica reduciendo con ello los efectos negativos sobre la obesidad, a diabetes o enfermedades cardiovasculares. Está comprobado que los bosques y el entorno natural son terapéuticos. Unos paseos a modo de meditación descargan lo negativo para traer lo positivo.

Un detalle a tener en cuenta es que, no puedes llevar el teléfono encendido, ni nada que pueda distraerte. De lo contrario, no estás siguiendo las pautas necesarias para que funcione. Esta actividad sirve para desconectar, eliminar el estrés y descargar todo aquello que no es beneficioso para la mente. Busca entornos lejos de los ruidos de la ciudad y empieza a practicar el shinrin-yoku.