El muesli y la granola, ¿son lo mismo?

diferencias entre muesli y granola

Si bien nosotros siempre hemos insistido en que todas las comidas del día son verdaderamente importantes para nuestro cuerpo, está claro que empezar con un buen desayuno puede ser ese empujón de energía que nos falte cuando nos levantamos temprano por la mañana. Elegir bien el desayuno que vamos a tomar puede determinar incluso lo que comamos el resto del día, ya que tal vez lleguemos con más o menos hambre a las demás comidas, dependiendo de nuestra elección. Para muchos, el café es indispensable para estar bien despiertos, aunque otros prefieren los zumos de frutas.

Pero no es sobre la bebida del desayuno sobre lo que vamos a hablar hoy, sino más bien sobre los cereales. Son una de las opciones más habituales para muchos, ya que no solo sacian bastante nuestro apetito y nos permiten llegar a media mañana sin hambre, sino que además, si sabemos elegir los cereales, nos pueden aportar muchos nutrientes interesantes que hagan que nuestra alimentación sea más equilibrada. De entre las numerosas opciones de cereales que encontraremos normalmente en las tiendas hay dos que son particularmente parecidas, y que de hecho, para muchos usuarios son exactamente lo mismo: la granola y el muesli.

yogur con cereales beneficios

¿En qué se diferencian la granola y el muesli?

Y es cierto que estos dos cereales tienen muchas cosas en común y, para los compradores que no suelen mirar todos y cada uno de los ingredientes de un producto, resultan casi indistinguibles el uno del otro. Sin embargo, de la misma forma que tienen semejanzas, también poseen diferencias importantes que pueden decantar nuestra balanza a la hora de adquirir muesli o granola. Su precio suele ser similar así que en ese sentido la elección se basará en otro tipo de conceptos, sobre todo en los nutrientes que buscamos en cada alimento y en su aporte calórico.

Características de la granola

Tanto la granola como el muesli son cereales preparados a partir de la avena, aunque es cierto que la granola también puede se puede hacer a partir de otros cereales apropiados como el centeno o incluso la cebada. A la hora de prepararla, la granola se mezcla con frutos secos variados, junto con un aporte de grasa y azúcar, en forma de mantequilla la mayoría de ocasiones, y se hornea hasta que se forman pequeños cúmulos.

Razones para comer granola



Oksana Mizina || Shutterstock

Características del muesli

El muesli, sin embargo, solo comparte con la granola los granos de avena y las nueces, ya que es habitual que los demás ingredientes sean frutas como la manzana o el jugo de limón. No lleva azúcar extra y no se prepara de ninguna forma, simplemente se sirve crudo.

Estas principales diferencias entre los dos cereales ya dejan claro que están lejos de ser lo mismo en el fondo, sobre todo en los aportes de calorías y nutrientes.

Mientras que el muesli es apto para todo tipo de dietas en las que busquemos rebajar nuestro peso, gracias a su aporte controlado de calorías, la granola estaría más desaconsejada por prepararse con aceites y mantequilla, y llevar mucha más azúcar de la que realmente necesitaría, solo con la misión de endulzar mucho más este alimento. El dulzor del muesli se obtiene simplemente de la fructosa natural de las frutas utilizadas en su elaboración.

El aporte de nutrientes también es muy diferente entre uno y otro alimento, ya que el muesli, gracias a la fruta, nos ofrece unas vitaminas muy diferentes a esos ácidos grasos que encontraremos en la granola, que también son necesarios, pero solo en su justa medida. El hecho de consumir estos cereales normalmente con leche o con yogur también debe ser tenido en cuenta porque todo eso hay que sumarlo a su aporte calórico. Si la leche es desnatada y el yogur cien por cien natural, mejor que mejor.