El método del plato saludable

el metodo del plato saludable

En el mundo de la alimentación podemos encontrar todo tipo de teorías. Algunas tienen una buena base científica, otras son totalmente disparatadas y pueden resultar dañinas para nuestro cuerpo, así que antes de seguirla conviene analizarla a fondo. Hoy vamos a hablar de la teoría del plato saludable, que nos explica cómo distribuir los alimentos básicos en un plato para cubrir las necesidades nutricionales. Obviamente la teoría habla de un solo plato, pero la podemos extrapolar a una comida en general.

Las frutas y verduras deberían conformar la mitad del plato -un 30% correspondería a las verduras y el 20% restante a las frutas- mientras que los cereales integrales y la proteína saludable ocupan cada uno un 25% del plato. Más allá de lo que tenemos dentro del plato, no podemos olvidar lo que bebemos y el aliño, concretamente los aceites saludables. Nos referimos al aceite de oliva, que se puede utilizar para cocinar, en ensaladas y en la mesa. Lo que nunca deberíamos hacer es utilizar mantequilla o margarina en vez de aceite.

Los alimentos del método del plato saludable

Si nos fijamos en las frutas y verduras, la enorme variedad de vegetales que tenemos en el mercado nos ayudará a variar el plato para que no sea repetitivo. Cuanto más variada sea la dieta mejor, ya que le daremos al cuerpo más nutrientes. Recuerda que es bueno combinar verduras cocidas con los vegetales crudos que comemos en la ensalada, que nos permiten asimilar mejor los nutrientes. La fruta hay que comerla de todos los colores y variedades.

Aleksandar Mijatovic || Shutterstock

Los cereales integrales son infinitamente preferibles a los cereales blancos o refinados. El pan, el arroz o la pasta integrales pueden acompañar perfectamente al alimento principal, convirtiéndose junto a las verduras en la guarnición ideal para esa proteína saludable. Aquí las opciones vuelven a ser infinitas, como la carne de ave o las legumbres. Hay que limitar el consumo de carnes rojas y queso en la teoría del plato saludable, que también nos aportan proteínas -aunque menos saludables- y eliminar el bacon, los embutidos o las carnes procesadas.


monticello || Shutterstock

La bebida dentro del método del plato saludable

El mejor acompañante a la hora de comer es el agua. Nos mantendrá hidratados, y al ser insabora nos permitirá disfrutar al completo del sabor de los alimentos. También podemos tomar té o café en la teoría del plato saludable, pero con moderación debido a la teína y la cafeína. No deberíamos añadirle azúcar para endulzarlo, y si lo haces que sea la menor cantidad posible. En cuanto a la leche, como el resto de lácteos se debería limitar a una o dos raciones al día -mejor no comer con leche-. Las bebidas azucaradas como los refrescos están entre los alimentos prohibidos.

deshidratacion efectos

Una dieta de calidad

Pero la teoría del plato saludable no se limita a decirnos qué podemos comer y qué no, o como hay que distribuir los alimentos en un plato. Así pues, hace hincapié en que los carbohidratos deben ser saludables -por ejemplo, los de origen vegetal-. Tampoco nos limita el consumo de aceites saludables. Es más, nos anima a utilizarlos, sin que tengamos que fijarnos un porcentaje máximo de calorías que ingeriremos a través de estos aceites saludables. De hecho, el único alimento prohibido son las bebidas azucaradas, fuente de calorías vacías con un escaso valor nutricional.

Finalmente, para completar la teoría del plato saludable hay que seguir unos hábitos acordes con una vida saludable, entre los que destaca por encima de todos el ser activos. Dejar atrás el sedentarismo es esencial para mejorar nuestra calidad de vida, y la actividad física diaria y regular nos ayudará a perder esos kilos de más y a mantener el peso controlado. Por último, un consejo: puedes comer más cantidad de los alimentos con menos calorías y reducir la cantidad que comes de los alimentos más calóricos.