El dátil, una fruta con numerosas variedades

Beneficios de los dátiles

¿Comes dátiles? El dátil es probablemente una de las frutas más dulces y con más versatilidad a la hora de consumirlos. Esto se debe a las diferentes variedades de  dátil, el cual se puede clasificar en tres tipos en función de la maduración de la palmera: dátiles blandos, los semisecos y los secos.

  • Los dátiles blandos o también llamados frescos, son los que se recolectan cuando llevan poco tiempo madurando. Son más carnosos, dulces y deben conservarse en el frigorífico.
  • Por otro lado, están los semisecos. Generalmente son los dátiles que acostumbramos a consumir.
  • El dátil seco es el que se recolecta pasado un tiempo de maduración superior al resto. En este caso, cuando se recogen ya se han secado por el sol.

Propiedades del dátil

Este fruto tiene un alto contenido en fibra insoluble. Pueden consumirse según los venden o pueden utilizarse en la cocina, tanto para guisos como para postres. El dátil se considera un fruto seco, sin embargo, a diferencia del resto, éste se seca en el árbol.

Los dátiles tienen propiedades antioxidantes en abundancia. Entre estos antioxidantes se encuentran la vitamina A, C y E. Previenen enfermedades cardiovasculares o la anemia gracias a sus minerales como el magnesio y el hierro. Combate el estrés, el cansancio y estimula distintas funciones del cerebro.

¿Qué tipos de dátiles existen?

Tipos de los dátiles

Los dátiles se clasifican según la textura y consistencia. El tiempo en el que ha estado expuesto para madurar afecta al sabor. Más allá de dividirlos en dátiles blandos, secos o semisecos, las diferentes variedades de dátiles que puedes encontrar son:

Deglet Noor


Posee una piel brillante con matices claros y algo arrugada. Puede comerse crudo o cocinado. Este dátil no precisa una conservación en frío ya que se recoge fresco y tiene mucha humedad. También se le conoce por dátil de la luz o dátil moscatel. El sabor nos puede recordar un poco a la miel.

Dátil Medjool

Este fruto se valora mucho por su tamaño además de su sabor. Puede alcanzar hasta 5 cm de largura. Es muy dulce, jugoso y blando. Su tiempo de maduración le deja un tono oscuro y arrugado, hasta el punto en que la piel puede desprenderse con facilidad. La principal variedad se cultiva en Israel. Se utiliza mucho para reemplazar la miel o el azúcar a partir de una trituración sin hueso.

Khadrawy

Este dátil tiene un tamaño más pequeño, es jugoso, blando y muy dulce. Tiene una textura semiseca y la piel es de color marrón oscuro.

Dátil Halawy

Tipos de dátiles

Este dátil es similar al anterior en cuanto a tamaño y sabor. La textura es más jugosa y la carne muy cremosa. El Halawy procede de Egipto y es más seco que el resto. Se utiliza en la cocina como acompañamiento, en repostería o como relleno para los mazapanes. Tiene una textura ligera y es perfecto para tomar de forma natural.

Dátil Barhi

Este fruto se recolecta cuando está fresco, esto quiere decir que apenas lo dejan madurar y secar. Cuando lo recogen, la piel tiene un tono amarillento y es tersa. Tiene un aspecto más redondo y la consistencia nos puede recordar a la de la manzana. Pueden consumirse a las pocas semanas de la recolección. Sin embargo, su sabor no es tan dulce como el resto. Es una variedad difícil de encontrar lejos de la zona de cultivo.

Mazafati

Este es un dátil singular respecto al resto. Es de origen iraní y tiene el color casi negro. Es un fruto seco y se caracteriza por ser capaz de conservarse mucho tiempo de forma natural sin perder sus propiedades.

Zahidi

Éste no es un dátil muy dulce y es seco, la carne es más tersa, aunque jugosa. Se utilizan para la elaboración de platos ya que son fáciles de trocear. Es un excelente acompañante de la ensalada, de carnes e incluso para hacer pan. Tiene la forma más redonda y tienes tonalidades entre dorado y marrón claro.