Diferencias entre el salmón blanco y el salmón rosado

Dentro de las distintas especies de salmón se encuentra una gran variedad que se diferencian por sus propiedades y características. De entre ellos, destacan el salmón blanco y el salmón rosado, pero además de su color, ¿conoces las diferencias entre el salmón blanco y el salmón rosado?

El salmón es un sabroso alimento conocido como uno de los más saludables, por su contenido en ácidos grasos Omega 3 esenciales para una dieta equilibrada. Asimismo, su aporte proteínico y sus propiedades nutricionales lo convierten en uno de los pescados más consumidos dentro de la gastronomía más prestigiosa. Sin embargo, su popularidad se extiende a los fogones de muchas cocinas a nivel mundial, incluso en los hogares se deleita.

¿En qué se diferencian el salmón blanco y el salmón rosado?

Aparte de su distintivo color, una de las principales diferencias entre el salmón blanco y el salmón rosado es su sabor. Los paladares más exigentes se disputan por decidir cuál sabe mejor, pero lo que sí es cierto es que ambos comparten beneficios nutricionales. De entre ellos, minerales esenciales como la vitamina B12, Omega 3, potasio, proteínas y otros elementos nutritivos.

De hecho, se pueden cocinar los mismos platos con los dos tipos de pescados, puesto que sus carnes son bastante parecidas y aunque son autóctonos de continentes diferentes, su forma es muy similar.

No obstante, aunque el salmón blanco también posee las mismas propiedades nutricionales, su contenido, en proporción con el salmón rosado, es menor y particularmente es menos graso. También es conveniente que conozcas las diferencias entre el pescado blanco y el pescado azul, principalmente.

Características del salmón blanco


Otra de las diferencias más significativas entre el salmón blanco y el salmón rosado es que por mucho que se le denomine salmón, el salmón blanco no pertenece a la familia del salmón, es decir, no se trata de la misma clase de pescado. Teniendo en cuenta que el salmón blanco es originario de los ríos de Sudamérica y el salmón rosado del Atlántico europeo.

El salmón blanco es un pescado muy aconsejable en las dietas bajas en grasas, ya que es un pescado magro, pero a diferencia del salmón rosado, no pertenece a la categoría del pescado azul. Al ser de la zona de América del Sur, es posible adquirirlo allí más económico y con más facilidad, puede ser un sustituto del salmón rosado.

Características del salmón rosado

Tal y como hemos mencionado, cada salmón tiene su distintivo sabor y pese a que el preferido respecto al gusto se refiere es el salmón rosado, el salmón blanco también tiene un exquisito sabor. A raíz de su pigmento astaxantina, el color del salmón rosado es llamativo y atractivo a la vez, asimismo existe un sinfín de tonos rojizos diferentes de salmón rosado. Su tonalidad puede variar desde el naranja, rojo o rosa, según el ejemplar.

El salmón rosado contiene vitamina D y aunque es un pescado azul repleto de propiedades beneficiosas para la salud, su comercialización general es de criaderos. El inconveniente principal de su proveniencia es que su alimentación a base de alimentos alterados en laboratorios afecta directamente a una disminución de sus amplias propiedades, además de contener pesticidas en el agua.

Una recomendación saludable es comprar el salmón rosado salvaje, su precio es un tanto mayor pero sus beneficios nutricionales para el cuerpo lo compensan.

Ahora que ya conocemos las principales diferencias entre el salmón blanco y el salmón rosado, cabe decir que se pueden emplear en recetas muy similares. El salmón a la plancha es un plato fácil de preparar y muy apetitoso, se puede acompañar con una salsa a base de verduras o simplemente con limón y pimienta. Hay quien lo prepara al horno con miel y mostaza, aparte de ser un ingrediente ideal para ensaladas y como aperitivo. Aprovecha las propiedades que el salmón aporta a tu dieta.