Descubre los nutrientes esenciales que estimulan el crecimiento

importancia comer fibra

Aunque el crecimiento está muy unido a la genética, esto es, los genes predeterminan mucho cuál será nuestra altura final, la alimentación también cumple un papel importante en ese proceso. El crecimiento es uno de los procesos que más esfuerzo requiere al cuerpo cambio, sometiéndose a un cambio continuo y constante a lo largo de los primeros año de nuestra vida. El cuerpo dejará de crecer a un edad determinada, normalmente al final de la pubertad, para sumergirse en otros cambios que nos llevarán de la adolescencia a la edad adulta y la vejez.

En todos estos momentos de la vida, una alimentación equilibrada y saludable es crucial para mantenernos sanos y fuertes para afrontar todos esos cambios. Si quieres conocer más detalles sobre este proceso, en este artículo te animamos a descubrir los nutrientes esenciales que estimulan el crecimiento.

¿Qué nutrientes esenciales ayudan a crecer?

Algunos de los nutrientes fundamentales para el crecimiento durante la infancia y la adolescencia son el hierro, el calcio, las proteínas y las vitaminas. Unos nutrientes que puedes encontrar en multitud de alimentos, especialmente en frutas y verduras, además de en mantener siempre una alimentación variada, equilibrada y siempre en cantidades moderadas. Alimentarnos mejor puede ayudarnos a tener la energía necesaria para afrontar esos años de crecimiento y, aunque quizás no consigamos aumentar la estatura más de lo que marquen nuestros genes, sí que podremos fortalecer músculos y huesos para incentivar el crecimiento en ese momento clave.

Asimismo, será fundamental no dar comienzo a malos hábitos a esas edades. Ten presente que el alcohol y el tabaco inhiben el proceso de crecimiento y el desarrollo hormonal y que, si en un principio no parecen afectar a tu talla final al lograr una altura destacada, puede que a la larga te generen otros problemas como una piel apagada, voz ronca, obesidad, cánceres de garganta, pulmón o piel, problemas hepáticos y un largo etcétera de enfermedades.

1. Minerales

Los minerales son básicos para nuestro cuerpo, ayudando a un correcto funcionamiento de nuestro organismo y mantenernos sanos. El organismo los emplea para el mantenimiento de huesos, corazón y cerebro, siendo además fundamentales para el desarrollo hormonal. Entre los minerales más importantes para un buen crecimientos se encuentran el calcio, el fósforo y el hierro. La leche y sus derivados son ricos en calcio, además de poder encontrarlo en otros alimentos sanos como las legumbres, los frutos secos y el pescado.


El hierro se asimila mejor tomándolo con zumos de frutas con vitamina C como la naranja o la mandarina, además de encontrarse en verduras de hoja verde como las espinacas, en los cereales integrales, carnes y también en las legumbres. Por último, encontrarás fósforo en alimentos como el pollo, pavo, en nueces, almendras, leche y derivados y pescados.

2. Proteínas

Son también esenciales para el crecimiento de los niños, motivo por el que siempre debes incluir proteína en la dieta diaria de tus hijos y en la tuya. Su papel es importante en la formación de tejido nuevo, además de ser ricos en aminoácidos, básicos en la estimulación de la hormona del crecimiento. Se recomienda tomar proteína tanto al mediodía como en la cena, siendo aconsejable diseñar una dieta variada en la que entren carnes, pescados, huevos y lácteos, entre otros.

3. Hidratos de carbono

Son una de las fuentes esenciales de energía para nuestro organismo, además de ayudar a las proteínas a efectuar sus funciones correctamente. Son ideales los hidratos de carbono de absorción lenta. Se recomienda tomar cereales integrales, verduras, frutas, legumbres y frutas.

4. Agua

Una buena hidratación es fundamental para mantener nuestros huesos y músculos sanos y preparados para el esfuerzo de crecer y desarrollarse.

5. Grasas insaturadas

Son básicas para el crecimiento de los músculos y podemos encontrarlas en frutos secos y aceites como el de oliva y otros aceites de semillas.

6. Vitaminas

Las principales vitaminas implicadas en un correcto crecimiento son las vitaminas C, A, D, B y E. Unas vitaminas que puedes encontrar en cítricos, verduras frescas, huevos y pescado, carnes y lácteos y en aceites como el aceite de oliva, respectivamente.