6 bocadillos saludables para disfrutar en el trabajo

bocadillos saludables para el trabajo recetas

Con el ritmo de vida actual, comer fuera de casa es algo de lo más común. La comida en “tupper” y los bocadillos son las dos opciones más habituales que debemos cuidar si queremos estar bien alimentados y sentirnos saludables.

Tomar un bocadillo a media mañana, como tentempié, o convertirlo en comida principal del día es una idea práctica, perfecta para llevar al trabajo. Preparar verdaderos bocatas gourmet implica poco tiempo y, eligiendo ingredientes que aporten energía y no demasiadas grasas, los bocadillos tienen cabida perfectamente en el conjunto de una dieta equilibrada.

Las mejores recetas para que tu bocadillo sea el más deseado de la oficina

No abuses de aceites, mantequillas o mayonesas. No las necesitas para que tu bocadillo resulte rico, jugoso y repleto de energía y nutrientes que te ayuden a afrontar la tarde. Prepáralo de manera que no falten los carbohidratos, en forma del pan que más de guste, las proteínas, procedentes de algún tipo de carne, de pescado o de huevo,  y uno o varios ingredientes vegetales que te aporten fibra y fitonutrientes.

1. Bocadillo de endivias y salmón

Una delicia que te sentará de maravilla en tu pausa para comer. Queda muy bien hecho en un pan consistente, por ejemplo el pan de centeno. Solo tienes que colocar unas endivias y unas lonchas de salmón ahumado. Adereza con un poco de pimienta y eneldo. Si quieres, también puedes untar el pan con unas cucharadas de yogur desnatado o con un poco de queso suave y cremoso.

2. Bocadillo de pechuga de pavo y huevo duro

Súper saludable y con un nivel de proteínas excelente. Va bien con pan baguette y puedes hacerlo con unas lonchas de pechuga de pavo, preferiblemente braseada para que resulte más jugosa, y rodajas de huevo duro. Aprovecha para incorporar unas hojas de lechuga tierna tipo hoja de roble o trocadero.

embutido vegano

3. Bocadillo de carne asada con tomate




Es un verdadero plato completo que requiere un pan ligero de miga y con corteza dura (buena elección un pan con semillas). La carne asada contiene menos grasas pero importantes vitaminas y minerales que te ayudarán a continuar la jornada. El tomate hace que el bocadillo no resulte seco y contribuye a que te cuides a base de antioxidantes. Si lo prefieres, la carne asada con pimientos verdes asados es otra opción rica y saludable. Recuerda secar los pimientos en papel de cocina antes de ponerlos en el pan para no incorporar demasiado aceite.

4. Bocadillo de seitán con verduras rehogadas

En cuanto a valores nutricionales, poco tiene que envidiar a los anteriores, el seitán, derivado de la soja considerado como la “carne vegetal”, puede partirse en lonchas finas y funcionar igual que cualquier embutido cárnico. Si lo acompañas de unas verduritas rehogadas: zanahoria, repollo, cebolla… tu bocadillo resulta sorprendentemente delicioso y no tendrás hambre hasta la cena.

5. Bocadillo de pollo al pesto

Con pechuga de pollo asada puedes hacer sándwiches muy saludables y energéticos, ideales para un almuerzo completo que no resulte pesado. Prueba a tomarla en pan previamente untado con pesto, es decir, con un aliño hecho con unas cucharadas de aceite de oliva virgen, perejil y unos dientes de ajo machacados. Tu bocadillo desprenderá un aroma irresistible y la pechuga estará en su punto.  Si no te gusta el sabor a ajo, otra opción de bocadillo de pollo es recurrir a la mostaza. Unta con ella el pan, añade unos aros de cebolla, crudos o dorados, y unas hojas de rúcula... verás que así, la pechuga con el pan alcanzará otro nivel.

6. Bocadillo de queso con manzana

Aunque te suene un poco raro, es una mezcla que va fenomenal por la combinación de sabores entre dulce, ácido y salado. Corta la manzana en láminas finas y colócalas junto a las lonchas del queso que más te guste y que no sea demasiado fuerte, por ejemplo: edam, rulo de cabra, cheddar, camembert... nadie lo diría pero la manzana da excelentes resultados.