Bajar de peso sin pasar hambre es posible con estos consejos

Bajar de peso no es fácil si no tenemos claro que lo primero que debemos hacer es aprender a comer bien y de forma saludable. Debes tener en cuenta que sin saber qué comer, además de cómo y cuándo es difícil no sólo perder peso, sino también mantenerse en el peso alcanzado tras una dieta. El objetivo final es cambiar nuestros hábitos de forma progresiva y sin pasar hambre ya que lo habitual es que asociemos perder peso con comer muy poco o con pasarlo mal por no comer todo lo que quisiéramos o lo que nos apetece.

Una forma más inteligente y saludable de afrontar una dieta, además de ayudarnos a descubrir muchos otros alimentos y nuevas y múltiples recetas para prepararlos. Si estás pensando en organizar tu propia dieta, en este artículo te ofrecemos una serie de consejos para bajar de peso sin pasar hambre. ¡Toma nota y aprende a disfrutar de la comida mientras adelgazas!

5 tips para adelgazar sin pasar hambre a todas horas

como adelgazar de forma rapida y sana

VGstockstudio || Shutterstock

Seguramente te han ofrecido muchas veces multitud de consejos sobre cómo perder peso, resultando a veces poco fiables e incluso hasta contradictorios. Pero es importante ceñirse a recomendaciones para adelgazar sin pasar hambre y de forma saludable, con sentido común y beneficiosas para el corto y el largo plazo en nuestra dieta. Así, entre los consejos más destacados debes apuntar:

1. Perder peso ha de empezar por aprender a comer

Una dieta de adelgazamiento suele conllevar ansiedad suponiendo a menudo una gran frustración al no saber cómo comer y disfrutar de la comida de una forma sana y racional. A la hora de comenzar la dieta es importante anotar una serie de puntos de partida que no nos debemos saltar y tenemos que cumplir a rajatabla. Así, es fundamental que mastiquemos bien los alimentos y aprendamos a saborear cada plato ya que a menudo tendemos a masticar poco, tragar sin saborear y comer de manera rápida y sin disfrutar de olores, sabores y texturas.


Además, es fundamental obligarnos a servirnos raciones pequeñas y renunciar a darnos grandes atracones. No comas deprisa y evita tener conversaciones de peso. La hora de la comida ha de hacerse en un ambiente agradable y tranquilo, sin distracciones y sabiendo desconectar del trabajo y las preocupaciones diarias.

2. Intentar no pasar hambre

Si estamos acostumbrados a comer en cantidad y no soportamos “pasar hambre”, lo primero que debemos hacer es aprender a controlar la ansiedad que genera toda dieta. Esta ansiedad y esa sensación de hambre pueden terminar por dar al traste con toda la dieta y el ejercicio que hayamos hecho a lo largo del día.

Los especialistas recomiendan seguir una serie de trucos como beber agua cada vez que sintamos hambre o ganas de comer. Esta es una forma sencilla y efectiva de engañar a nuestro estómago y sentirnos saciados. Otro de los consejos es tomarse una pieza de fruta o algo ligero como una infusión para frenar esa sensación de hambre, siendo también interesante concentrarnos en nuestro trabajo o nuestro día a día para dejar en un segundo plano esa tentación de comer fuera de horas o fuera de lo que nos marca la dieta.

3. Trata de bajar peso de forma continuada y procura mantenerte

Bajar peso es una tarea a largo plazo. Olvídate de las dietas milagro que te prometen bajar mucho peso en poco tiempo y concéntrate en bajar peso de forma ordenada, poco a poco y aprendiendo a comer para después mantenerte en tu peso ideal.

4. Aprende a elegir los alimentos de tu dieta diaria

Además de tener siempre en cuanta la opinión de tu médico o nutricionista, procura elegir alimentos sanos y naturales, poco o nada alimentos procesados y evita las grasas. Es interesante introducir verduras y frutas frescas, cereales integrales, legumbres, grasa saludables, semillas y frutos secos, además de optar siempre por carnes y pescados de calidad.

5. Sé consciente de la existencia de alimentos que estimulan el apetito

Lee atentamente las etiquetas de los alimentos que compras y evita ingredientes como la sal refinada, el glutamato monosódico y el azúcar blanco, tres de los productos que abundan en bollería, patatas fritas, galletas y aceitunas rellenas, entre otros. Ten presente que estos ingredientes se utilizan para crear adicción y hacer que tengamos más apetito.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No