Árnica: una planta medicinal perfecta para combatir los dolores

Propiedades medicinales del árnica

El árnica es una planta medicinal perfecta para combatir los dolores, golpes e incluso problemas en la piel. Normalmente tendemos a buscar otras alternativas que, además de ser químicas, a veces no nos ofrecen los resultados que queremos.

Esta planta, además de ser natural, es beneficiosa, curativa y segura si se utiliza en cantidades justas. Tiene propiedades antiinflamatorias y analgésicas. Sirve para tratar heridas, tensiones musculares o problemas en la piel.

Los investigadores atribuyen las propiedades medicinales de esta planta a los flavonoides y otros a sus principios amargos como las lactonas sesquiterpénicas. Mientras, hay quien le da más importancia al ácido cafeico. En cualquier caso, sus propiedades medicinales son varias y vamos a ver en qué nos beneficia.

Qué beneficios aporta el árnica

Esta planta solo se utiliza de forma externa, no debe consumirse puesto que es tóxica. Existen ungüentos con sus principios activos que puedes utilizar cómodamente en la zona dolorida. También puedes preparar una infusión y untarte con el concentrado restante. Las diferentes opciones para emplear el Árnica y conseguir sus beneficios son:

  • Ante un golpe, frotar con Árnica en la parte dolorida ayuda a prevenir moratones. Lo que hace es incrementar el flujo sanguíneo en la zona afectada y evitar los posibles moratones.
  • Sus propiedades antiinflamatorias son verdaderamente útiles para tratar la artritis reumatoide.
  • Para los dolores musculares, desgarros o distensiones, aplica crema o concentrado para aliviar el dolor.
  • En el caso de los esguinces, utilizar el ungüento de Árnica y aplicar masajes, además de tonificar el músculo alivia el dolor. También sirve para cualquier otra lesión articular.
  • Utilizar esta planta en la zona donde ha habido golpe, previene los chichones, los hematomas y reduce el dolor.
  • El Árnica también sirve para curar ampollas (no abiertas). Sus propiedades antiinflamatorias las reduce además de quitar el dolor. También se utiliza en casos de quemaduras.
  • Reducen considerablemente los efectos del embarazo. En este caso hablamos de las estrías típicas y antiestéticas generadas por la distensión de los tejidos.

  • Para los moretones provocados en los ojos, éstos pueden desaparecer untando con una infusión natural hecha con Árnica o concentrado diluido. Aplícala en la zona afectada y en poco tiempo desaparecerán.

Propiedades bacterianas del árnica

Propiedades bacterianas del árnica

Gracias a los ácidos como la helenalina y el metol junto con otras, el árnica se puede emplear para tratar úlceras, eccemas en la piel o para el acné. Pese a ello, hay que tener en cuenta que no debe utilizarse si alguno de estos síntomas presenta herida abierta.

Las propiedades bacterianas del árnica, también se utiliza para los enjuagues bucales. Su principal función es la de curar los posibles problemas de encías, de piorrea en los dientes o las llagas.  A partir de una infusión hecha con la planta se hacen gargarismos como si se tratara de un colutorio. Además de resolver las afecciones de la boca también sirve para aliviar las anginas o la faringitis.

Otra aplicación es la de enjuagar la zona vaginal en caso de los clásicos picores generados por alguna bacteria.

Árnica: contraindicaciones a tener en cuenta

El árnica no debe ingerirse salvo que lo recomiende un especialista en medicina. Éste puede prescribirla en caso de epilepsia o para generar más flujo de sangre en las arterias tras una angina de pecho. Actualmente, hay varios experimentos en curso para tratar las células cancerosas de colon y de pulmón.

La ingesta de esta planta puede provocar reacciones como vómitos, nerviosismo, estrés, dolores de cabeza, diarreas y malestar general. Un exceso de árnica puede incluso provocar la muerte si se abusa de ella o abortos en las mujeres embarazadas. Por ello, es importante saber que su consumo debe ser bajo un control médico.

Por otro lado, también debe aplicarse pequeñas cantidades de este producto cuando se utiliza externamente para evitar posibles alergias. Aunque el árnica es una planta muy curativa para muchas afecciones, se debe utilizar en pequeñas cantidades para disfrutar de sus beneficios.