Antinutrientes: pros y contras de introducirlos en la alimentación

Pros y contras de los antinutrientes

Introducir los antinutrientes en una dieta sana y equilibrada es inevitable. Y es que aquellos alimentos que consideramos saludables y que contienen nutrientes, también contienen los denominados antinutrientes.

Los antinutrientes son componentes que forman parte de los alimentos de forma natural, sobre todo en los de origen vegetal. No se pueden modificar ni crear, sino que forman parte de las propiedades de las diferentes materias primas que ingerimos en el día a día.

Al igual que los nutrientes son componentes que proporcionan algo, los antinutrientes pueden quitárnoslo o encargarse de inhibir la absorción y las funciones de los nutrientes. En cierto modo, los antinutrientes reducen el valor nutricional de las comidas pero, ¿es todo malo? Conoce los antinutrientes, así como sus pros y contras de introducirlos en la alimentación.

¿Son beneficiosos los antinutrientes?

Problemas de los antinutrientes

Existen diferentes tipos de antinutrientes, pese a ello existen una serie de ellos de los que se genera cierta incertidumbre en torno a si aportan algún tipo de beneficio. Descubre tanto lo positivo como lo negativo de los antinutrientes en función del tipo que consumamos en los alimentos.

Fitatos

Los fitatos son un antinutriente muy común alimentos como las nueces, las legumbres o los granos enteros. Estos, si son cocinados correctamente y tomados de forma equilibrada, pueden aportarte más beneficios que problemas.

Pese a ello, la parte negativa que pueden aporte los fitatos son:

  • Tienen una gran capacidad para unirse a los minerales y las proteínas de los alimentos. Y, de hacerlo, el organismo pierde el poder de utilizarlos como nutrientes esenciales.
  • En casos extremos, puede desarrollar deficiencias nutricionales.

Sin embargo, también se tienen que tener en cuenta una serie de aspectos positivos de los fitatos:

  • Los fitatos no afectan a las comidas posteriores que no los contengan. Únicamente en aquellos que los tengan entre sus propiedades.
  • Su efecto puede reducirse si se fermentan, se ponen a hervir o están a remojo.
  • Pese a sus efectos negativos, el fitato actúa como antioxidante, tiene propiedades anticancerígenas, ayuda al organismo a responder a la glucosa, entre otros.

Lectinas

Antinutrientes

Las lectinas están presentes en cereales integrales y legumbres, mayoritariamente. Aún así, este antinutriente también puede estar incluido en lácteos, mariscos, patatas, tomates, y otras solanáceas.

Pese a que existen alimentos con altas cantidades de lectina, si se emplea una técnica culinaria previa a su consumo, no hay por qué preocuparse en exceso de su consumo. Aún así, en aquellas personas que tengan un historial familiar relacionado con enfermedades autoinmunes debe controlarse su ingesta.

Los contras de las lectinas están relacionadas con:

  • Su capacidad por adherirse al intestino y afectar en la absorción de los nutrientes.
  • La probabilidad de causar lesiones del intestino, e incluso el síndrome del intestino permeable.
  • Mayor riesgo de desarrollar enfermedades autoinmunes, en casos concretos.

Los pros de este antinutriente hacen referencia a:

  • Pueden perder sus efectos negativos si se fermentan, se someten a la ebullición o al vapor.
  • Hervir las legumbres y los frijoles al menos 1o minutos reduce considerablemente el contenido de lectinas.
  • Los alimentos enlatados también rebajan su contenido en lectinas.
  • Ciertas lectinas dietéticas pueden reducir el desarrollo de tumores.

Taninos


Son varios los alimentos que contienen taninos, sobre todo en tés, chocolates, uvas y derivados o bayas, entre otros. Este componente dota a los alimentos de cierto sabor amargo.

Los taninos pueden provocar problemas en la digestión. Aún así, su consumo no está desaconsejado en sus justas medidas, dado que también puede ayudarte a acabar con las carencias de hierro.

El exceso de taninos puede conllevar efectos negativos como:

  • Problemas de digestión.
  • Disminuir la calidad de las proteínas que se consumen.
  • No se pueden eliminar o reducir cocinándolos.

Los beneficios de los taninos como antinutriente son:

  • Sus antioxidantes pueden neutralizar los daños celulares.
  • Favorece la absorción de la glucosa y regulan el azúcar en sangre.
  • Pueden llegar a reducir las probabilidades de cáncer.

Inhibidores de proteasa

Los antinutrientes

La soja, los cereales y las legumbres son los principales portadores de este antinutriente. Pese a ello, si se cocinan mediante calor, las propiedades de los inhibidores de proteasa se eliminarán.

Los contras de los inhibidores de proteasa son su capacidad por descomponer las proteínas. Sin embargo, los pros se relacionan con:

  • Cocinados con calor pierden sus propiedades.
  • En el caso de la soja, los inhibidores de proteasa reducen el desarrollo de tumores.

Saponinas

Los antinutrientes

Al igual que los taninos, tienen un sabor amargo y se encuentran en legumbres y granos. El consumo de este antinutriente no siempre se absorbe correctamente por las personas, por lo que es más difícil que produzca efectos negativos.

Los efectos negativos que pueden provocar las saponinas son:

  • Inhibir la capacidad de emplear ciertos nutrientes.
  • Problemas de digestión.
  • Pueden descomponer los glóbulos rojos.

Los efectos positivos de las saponinas son:

  • Las saponinas se eliminan tanto con el calor como con el lavado y el remojo.
  • El cuerpo humano rara vez las absorbe correctamente.
  • Ayudan a reducir el colesterol.
  • Favorece una salud dental correcta.

Como conclusión, has de tener en cuenta que, los antinutrientes introducidos en una dieta sana y equilibrada, no aportan efectos negativos para el organismo, llegando a ser incluso beneficiosos por el resto de propiedades de los alimentos.