4 razones para dejar de comer pan blanco

La mayoría de personas saben que el pan blanco está prohibido en la mayoría de dietas. Lo mejor que puedes hacer es dejar de comer harina refinada en favor de otros panes elaborados con otros granos y cereales sin procesar. Pero no te equivoques,  nada tiene que ver con la cantidad de pan de molde que comes.. Más bien con los panecillos que te ponen en la mesa cuando sales a cenar, la baguette que compras de camino a casa, las tostadas que forman parte de tu ritual de desayuno los fines de semana, las pizzas de los viernes por la noche... ¿te suena de algo? Debes saber que todos estos alimentos vienen acompañados con otros riesgos para la salud, mucho menos apetecibles.

Por ello, aquí tienes cuatro razones para vaciar tu cesta de pan elaborado con harinas refinadas.

diferentes tipos de panes

Escaso o nulo valor nutricional

Sí, la comida está deliciosa, pero al  final del día tienes que tener claro que comemos por una razón, para nutrir nuestro cuerpo. Y la verdad es que el pan blanco falla en lograr este objetivo. Cuando el grano, el cereal se refina (como ocurre con el proceso de hacer la harina para el pan blanco), las capas más externas y más internas del grano se eliminan.

Con este proceso se pierde gran parte de la fibra y proteínas, mientras que no pierde nada de almidón. Lo mejor es optar por variedades de granos integrales que tienen una importante dosis de fibra y más proteína, añadiendo valor nutricional a nuestras comidas.

Altos niveles de azúcar

Al eliminar la fibra y la proteína para hacer que nuestra digestión sea más lenta, los nutrientes del pan blanco se absorben más rápidamente, lo que puede provocar que los niveles de azúcar suban rápidamente. Este pico (y descenso rápido) en tus niveles de azúcar en sangre no sólo puede producir irritación, pero hará que te des un paseo a la máquina expendedora.

Calculadora de índice glucémico por alimento

Aumenta el riesgo de diabetes tipo 2

Cuando los niveles de azúcar se elevan rápidamente, un exceso de insulina es liberada en nuestra sangre para hacer que éste llegue a la célula. Cuando esto ocurre de forma habitual, las células se vuelven resistentes a la insulina, haciendo que con el tiempo sea más difícil controlar los niveles de glucosa en sangre. ¿Por qué es importante? Porque limitar la cantidad de pan blanco que tomamos reduce la posibilidad de que tengamos diabetes de tipo 2 en el futuro.


Pan blanco, pan de trigo

Aumento de peso

Después de haber consumido carbonidratos refinados como el pan blanco, el exceso de azúcar en tu sangre (a no ser que lo vayas a "gastar" inmediatamente después en alguna actividad), tiende a almacenarse en nuestro cuerpo en forma de grasa. Además, el subidón de azúcar hará que tengas hambre poco después, así que hará que vayas a buscar otro snack al poco tiempo.

Las digestiones rápidas aumentan la sensación de hambre, y en consecuencia, la necesidad de picar entre horas como consecuencia de no habernos saciado a la hora de comer. ¿El resultado? Sobrepasar el número de calorías recomendadas por día según tu peso y edad.

pan integral de centeno

Consejos para eliminar el pan blanco de tu dieta

  • Se acabó llenar la cesta del pan: si sales a cenar a un restaurante, pídele al camarero que no te sirva pan, reducirá la tentación. Si tienes la necesidad de picar algo antes de que llegue tu plato pásate a las ensaladas o a entrantes que puedas comer sin pan.
  • Pásate a los panes integrales, pero que no te engañen, comprueba los ingredientes antes de comprar. Algunas marcas se "promocionan y venden" como integrales pero realmente no lo son. Muchas variedades de panes integrales se elaboran con harinas refinadas, así que de integrales.... tienen algo o poco.
  • Cambia el pan cada cierto tiempo: incluso los panes integrales pueden hacer que tu calculadora de calorías diaria se dispare cuando los comes en exceso. Busca formas creativas, originales para suprimir tu dosis diaria de pan. Cuesta, pero cuando lo consigues, el resultado es sabroso y mucho más saludable. ¿Te apuntas?